sábado, 16 de julio de 2016

Una verbena huérfana


Esta noche la verbena del Carmen, la más castiza, la más antigua de Ciudad Real estaba huérfana de alguien. Más que de alguien, de una voz, de un alma, de un espíritu. De una persona que quien sin su entisuasmo, hoy no habría esa procesión del Carmen que tantos elogian. Si hou hay procesión, más o menos digna, es por tí,querido Marcelino. 
Hace nueve años afrontastes el reto e hiciste a tu Cofradía del Señor de las Penas acompañarte en tan complicado embite. Hoy, casi diez años después, seguimos compatiendo tu lucha y tus desvelos con otras caras  y otras actitudes. Pero esta noche tu voz era necesaria. La Plazuela  preguntaba por tí y no te halló, querido Marcelino.


Mañana aquellos locos, que somos muchos, en nuetra intimidad te echaremos mucho de menos. Te seguimos recordando, en especial en estas noches de HERMANDAD.

Y volver a aquellos días....