martes, 13 de enero de 2015

Cartelería semanasantera


Comienzan a publicarse, quizá un poco pronto pues aún queda un mes para la Cuaresma, los carteles que anuncian la Semana Santa en varias capitales españolas. Nos ha llegado ya un cartel curioso, el de Málaga. No por su calidad artística que es indiscutible, sino porque presenta unas características art decó y modernistas muy concretas y más cercanas a otra tipología de carteles. Sin duda, viene a rememorar la carterlería de los años 20 y 30 de las Fiestas de Primavera de Sevilla e incluso a la cartelería que se realizó en Ciudad Real en aquellas décadas.


El cartelismo es una especialidad de las artes gráficas destinada la confección de un cartel. En  un principio el cartel tuvo una función publicitaria, para dar paso posteriormente a otros ámbitos como el político y el propagandístico. No podemos olvidar que grandes pintores como Toulousse-Lautrec, Alfons Mucha o Ramón Casas que desarrollaron casi toda su producción en la elaboración de carteles, elevando esta disciplina a la categoría de arte.
La explosión cartelística tuvo lugar durante los primeros años 20 del siglo anterior, entre otras cosas por el desarrollo de las imprentas, de la litografía y de hechos históricos como la Primera Guerra Mundial y todo lo propagandístico concerniente al conflicto. 


De este modo, la Semana Santa, como hecho cultural no estuvo ajena al cartelismo, de ahí que los primeros carteles que anunciaban la Semana Santa correspondan, por tanto, a este período. Será entre 1920 y el estallido de la Guerra Civil, cuando la Semana Santa de Ciudad Real fuera anunciada por los mejores carteles realizados a su vez por los mejores pintores de la época como Carlos Vázquez y Ángel Andrade. No es de extrañar que fuera en aquel momento cuando se desarrolló esta cartelería en Ciudad Real, pues se vivía, a pesar de lo provinciana que era la ciudad, uno de los momentos de mayor efervescencia cultural de nuestra historia: la actividad cultural y social del Casino, la actividad pictórica de grandes pintores ciudadrealeños de reconocido prestigio y una colaboración de la pequeña burguesía de la ciudad con las artes, amen del desarrollo y esplendor que estaban adquiriendo las Hermandades de la época, dirigidas evidentemente por esa burguesía formada y medianamente acaudalad. No es de extrañar que Ángel Andrade retratara a un penitente de la novísima Hermandad de la Coronación en su cartel de 1928, a la sazón, Cofradía fundada por un  intelectual don Francisco Herencia Mohíno, amigo del pintor.

Si observamos el cartel que preside esta entrada, el de Málaga, necesariamente nos retrotrae a aquellos extraordinarios carteles de los años 20 y 30. Un cartel de corte art decó, pero más cercano al concepto del cartel de las fiestas de primavera de Sevilla que al de Semana Santa, a pesar de la simbiosis estilística que siempre se manifestó entre ambos. Para muestra un botón.


Y es que la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 y el regionalismo andaluz como esencia de lo español marcaron decisivamente el estilo artístico de aquella época. Arquitectos como Aníbal González y pintores como Julio Romero de Torres influyeron en los artistas de la época. La cartelería se inundó de mujeres morenas representadas al modo modernista, como las musas de la primavera y de la fiesta, también como representación de la propia Semana Santa. Eran, al fin y al cabo, los felices años 20, años en el que la economía española creció, al igual que el bienestar de la población.


Esa idea, a mi modo de ver se manifiesta en el cartel de Málaga. Un recuerdo a aquel estilo de los felices años 20, aunque creo que no es del todo adecuado para anunciar la Semana Santa. A pesar de ello, no me disgusta.

Fuente de las imágenes: www.ciudad.real.es

No hay comentarios: