miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz Año Nuevo


Seis años de Plazuela y casi 1400 entradas. Puedo estar orgulloso de lo que creé hace unos años por mera casualidad. Un referente bloguero de la ciudad , como me llegaron a decir. Azote para los más impios y solaz recreo para los que acuden de vez en cuando a ver que se pone en la Plazuela. Si bien es cierto que el último año ha sido un poco más austero en cuanto a entradas que los anteriores, haré todo lo posible por continuar la labor inicial de aquellos primeros años.

Claro, cómo no, hay que ser agradecidos en esta vida y es que este blog ha tenido colaboraciones muy interesantes de amigos que quisieron colaborar conmigo en este blog. Ellos hicieron crecer el blog con sus ideas, aportaciones e imágenes, por lo que les agradezco su tiempo y dedicación a la Plazuela. No obstante, a partir de este 2015, en el que iniciaremos una nueva etapa del blog, éste se convertirá en algo más intimista, más reflexivo, pero sin perder ni un ápice el sarcasmo y la ironía de los que hicimos gala en los primeros años y que tantos cabreos generó a más de uno. Quien se pica....

A todos los que aún paseais por la Plazuela os deseo un feliz año 2015.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Vuelve a casa por Navidad

Qué grande. Un tío de palabra. "Esto no es un adios, es un hasta luego". Uno de los nuestros vuelve a casa para ganar muchos títulos con su Atleti.


miércoles, 24 de diciembre de 2014

¿Dónde está la Navidad?


Esta noche es Nochebuena y mañana es Navidad. Esta es la letra de un típico villancico español. Pero, ¿de verdad esta noche será Nochebuena?. ¿Con tantos de nuestros hermanos pasando frío y hambre podemos celebrar la Navidad?. ¿Con un país con tanta carencia y tanta mentira podemos celebrar la Navidad?.
Jesús vino a la Humanidad para dejarnos un mensaje muy sencillo: "amaos los unos a los otros como yo os he amado" y "lo que hagáis con uno de vuestros hermanos, me lo estáis haciedo a mí". Por eso celebramos la Navidad, porque recordamos no sólo la llegada de Jesús, sino su mensaje de fraternidad. 
¿De verdad pensamos que la Navidad no es más que un día para comer y beber sin hartura y gastarnos los dineros en regalos? Pues para muchos en nuestra maltrecha sociedad eso es lo único que representa la Navidad. Hemos convertido esta entrañable efeméride en una fiesta pagana anglosajona. En una fiesta de consumo y excesos. ¡Qué pena!
Si sólo concebimos esa idea de la Navidad nos habremos convertido en meros idólatras. Si concebimos así esta noche, Jesús no volverá a nacer en nuestros corazones y en nuestro entendimiento. Porque si Jesús llega a los dos lugares (no sólo esta noche) nos devolverá la humildad, la ilusión, la sencillez y el amor al prójimo.
Desgraciadamente esa idolatría, ese oropel tan deslumbrante que irradian los ídolos, es un mal que nos acucia demasiado y hace perder la perspectiva de la verdad: la Fe en Dios y la Fraternidad entre los hombres.

A pesar de ello, a todos los que seguís la Plazuela os deseo Feliz Navidad. Y a los que no, también.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Cofradeando por Madrid

 Parroquia de San Ginés

El pasado lunes 8 de diciembre, aprovechando la visita a la Hermandad de los Estudiantes, Sara Bastante y quien les escribe anduvimos recorriendo el Madrid de los Austrias y las iglesias donde están enclavadas varias Cofradías.


 Macarena y Gran Poder. Colegiata de San Isidro

Virgen de la Soledad. Colegiata de San Isidro

Cristo de las Siete Palabras. Colegiata de San Isidro

María Inmaculada, Madre de la Iglesia


Cristo de la Fe y del Perdón

Y evidentemente no podía faltar uno de los belenes más bonitos de la Villa y Corte. El de la Basílica de San Miguel.



 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

El blues de lo que pasa en mi escalera



Hace veinte años Joaquín Sabina estrenó uno de sus discos más importantes y reconocidos "Esta boca es mía". Su tema principal fue "el blues de lo que pasa en mi escalera" en el que se repasaba la actualidad de la España de aquella época. Lo triste es que si analizamos aquella letra sigue estando en plena vigencia actualmente. Y yo me pregunto. ¿Tan poco hemos progresado en estos veinte años? ¿Es que sigue el mismo personal malgobernándonos? No lo puedo entender.


El más capullo de mi clase (¡que elemento!)
Llegó hasta el parlamento
Y, a sus cuarenta y tantos años,
Un escaño
Decora con su terno
Azul de diputado del gobierno.
Da fe de que ha triunfado
Su tripa, que ha engordado
Desde el día
Que un ujier le llamó su señoría
Y cambió a su mujer por una arpía
De pechos operados.

Y sin dejar de ser el mismo bruto
Aquel que no sabía
Ni dibujar la o con un canuto.

El superclase de mi clase (¡que pardillo!)
Se pudre en el banquillo
Y, a sus cuarenta y cinco abriles,
Matarile,
Y a la cola del paro
Por no haber pasado por el aro.
Vencido, calvo y tieso
Se quedó en los huesos
Aquel día
Que pilló a su mujer en plena orgía
Con el miembro del miembro (¡que ironía!)
Más tonto del congreso.

Y sin dejar de ser el mismo sabio
Que, para hacer poesía,
Sólo tenía que mover lo labios.


Se sigue repitiendo el mismo patrón. Es decir, que quien triunfa en este país es el trepa, el golfo, el chorizo y el que vale, a la cola del paro, o lo que es peor, a Alemania ¿Es que no vamos a ser capaces de cambiar esta estafa de sociedad?