viernes, 27 de junio de 2014

De cuando las cosas se hacen bellamente bien




Sevilla es la ciudad del boato barroco. Cuando la Custodia se encierra en la Catedral Metropolitana, el Señor de la Cena, Titular de la Cofradía homónima que ha presidido la procesión del Corpus en el zaguán del Palacio Arzobispla, regresa a su iglesia de los Terceros.
Y es que cuando las cosas se hacen bellamente bien, hay que mostrarlas y copiar cosas tan bonitas como esta no es una locura, es una necesidad. Y en nuestra ciudad también pueden tener cabida.




No hay comentarios: