domingo, 24 de noviembre de 2013

Dos años

De profúndis clamávi ad te, Dómine: * Dómine, exáudi vocem meam.
Fiant aures tus intendentes: *            in vocem deprecatiónis meae.
Si iniquitátes observáveris, Dómine: * Dómine, quis sustinébit?
Quia apud te propitiátio est: *et propter legem tuam sustínui te, Dómine.
Sustínuit ánima mea in verbo ejus: * sperávit ánima mea in Dómino.
A custodia matutina usque ad noctem, * speret Israel in Dómino.
Quia apud Dóminum misericordia: * et copiosa apud eum redémptio.
Et ipse rédimet Israel, * ex ómnibus iniquitátibus ejus.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Este verano, toda España apoyará al Bayern de Munich


Ayer se presentó la nueva equipación de nuestra Selección, la de España y observé, sin dar credito a lo que veía, que será completamente roja. Esto, para mí, es un insulto a la historia de nuestro fútbol, como lo es que ahora le llamen la roja. Ajenos a cuestiones políticas, eso de que ahora llamen a la Selección, la roja, me suena a cachondeito y tontería, básicamente porque nunca se le llamó a nuestro equipo de tal modo. La roja, siempre fue la selección chilena, la azzurra la italiana, la orange la holandesa...y nosotros siempre fuimos la FURIA. De este modo, muchos ya estarán contentos con toda la equipación...pronto les llamarán los diablos rojos, ¡uy, perdón! ese es el Manchester Uted.


La uniformidad de un equipo tiene su historia y su tradición (obsérvese a los equipos ingleses). Las marcas deportivas con el objetivo de vender más y por el mero hecho de innovar han matado casi cien años de indumentaria y de tradición. Comenzó el despropósito en el mundial de Estados Unidos de 1994, cuando las típicas medias negras con una vuelta con los colores nacionales (casi todos los equipos en los inicios del futbol usaban medias de ese color) fueron sustituidas por el mismo color azul oscuro del pantalón. Bueno, vale, tenía un pase. Pero el summum de los colmos llegó en el pasado mundial cuando la marca deportiva dichosa se cargó 100 año de historia de la selección poniendo medias rojas. A mí eso me parece una horterada con transistor (véase lo que hizo el Sevilla hace unos año que fue volver a su equipación fundacional o el Valencia). 


Pero ayer el culmen del despropósito, lo más horrendo fue poner el pantalón rojo. Pues eso, queridos lectores, igualita que la del Bayern de Munich. Por eso, este verano, y a pesar de todo el negocio de las camisetas de fútbol, tendremos que animar a los chicos del Bayern, perdón, de España.

lunes, 11 de noviembre de 2013

En la boca del necio se encuentra la honra y la vida (de los demás)



En la Edad Moderna y casi hasta nuestros días, la honra y su honor eran lo único que un hombre poseía. Sin propiedad privada y sin fortuna, el hombre de siglos anteriores sólo poseía aquello. Los proverbios del Antiguo Testamento ya los referían y cómo el necio, el charlatán, el chismoso, pone en su boca la mentira para que otros perdieran lo poco que tenía. "En la boca del necio está la vara de la soberbia", libro de los Proverbios.


En la actualidad observamos cómo eso de la honra y el honor poco importan y si se llegaran a perder, da igual, pues tenemos todos los placeres satisfechos y sino los buscamos. Hedonismo carente de moral y valores. Sólo eso nos importa. Acaparar las riquezas y el poder a costa de todo a través de la mentira y de la deshonra. Pisotear al prójimo, vilipendiarmlo vilmente a través del odio y la mentira, que es la gran dama que reina en nuestra sociedad. Mentimos sin importar el daño que se causa al de al lado. "El fin justifica los medios", Maquiavelo.



Y la boca del necio es tan grande y tan atrevida que se encuentra presente en el día a día y abarca desde lo más pequeño, las cosas del pueblo y sus quehaceres, hasta los propios gobierno. España es un país lleno de ignorantes, necios y envidiosos, desde sus más antigua historia. Por eso la Inquisición hizo tan bien su funesta labor y pervivió tantos años, pues vivía gracias a esas injurias envidiosas. Si en la actualidad continuara existiendo tal Tribunal, cuántos habríamos ardido ya en la hoguera. "La envidia va tan flaca y amarilla, porque muerde y no come", Quevedo.

La soberbia de muchos nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió. Esa es la boca de los necios, que cree que se encuetra arriba y no es más que un gusano que pretende llegar a lo más alto mediante la pérdida de la honra de los otros. "La boca del necio es quebrantamiento para sí y sus labios son lazos para su alma", libro de los Proverbios.

Créese el necio portador de la verdad absoluta y para que su necedad se propague, otros necios aún más imbéciles, los suben a los hombros y les ponen tribunas y estrados para que la pestilencia y las puses que emanan de sus bocas se propague y se divulgue en medio de la necedad generalizada del público oyente. "El necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira", Nicolás Beileau.


Y esa necedad que nos deglute continuamente, que nos absorbe y con la que debemos convivir muy a nuestro pesar, nunca descansa. Es como aquella nave de los necios que quería fondear en Narragonia, la tierra de los tontos y a la que nunca llegaba. Siempre está ahí en movimiento, llegando a todas partes y donde menos te lo esperas se nos aparece en grandes o pequeños tamaños, jovenes o seniles, con nariz alargada o chata, con cabeza diminuta o grande, con ojos claros o legañosos... la necedad está por doquier y nunca descansa. "El malvado descansa, el necio jamás", Ortega y Gasset.


Y es que "dar un consejo a un necio es como echar perlas en un muladar", por eso prefiero estar callado, pues seguro que aporto más que cuando el necio habla. Concluyo este artículo sobre la necedad que nos invade: "Nunca discutas con un necio, te hará descender a su nivel, y ahí te vencerá por su experiencia". Esta claro, "cuando aparece un gran genio en el mundo se le puede reconocer por esta señal: todos los necios se conjuran contra él". ¿A qué me suena? Y es que si pudieran volar, las calles parecerían aeropuertos. VALE

viernes, 8 de noviembre de 2013

Ntra. Madre de la Divina Gracia

 Cuando el mes de Noviembre llama a nuestras puertas y mantenemos viva la memoria de todos aquellos que vivieron y convivieron con nosotros, elevamos la mirada a María para ser consolados en el dolor del vacío que nos recuerda que es mes de luto en el abrazo de la cruz.
 para esta ocasión traigo a nuestra plazuela una bella dolorosa, de la Hermandad de la Redención de León, que podemos venerar en la Iglesia Conventual de San Marcos, la misma fue esculpida por D.Antonio José Martínez Rodríguez, jienense de nacimiento con taller en el Madrid de los Austrias, que supo conjugar el clasicismo leonés con el barroquismo andaluz, obra con la que ganó el premio de "la hornacina" 2011; sin duda una gran talla,para una gran Semana Santa castellana, donde se ha hecho un gran hueco entre las obras de grandes artistas como Gregorio Fernández, pues sin duda el buen gusto no está reñido con la tradición, tanto en la talla como en la ejecución del terno negro tan bién combinado a lo Isabel la Católica con tocado andaluz de tablas.
podemos observar majestuosidad, austeridad, belleza y clase para una dolorosa que ya ha calado en el día a día de León Cofrade y es ataviada con sumo gusto por nuestro paisano alcazareño D. Jesús Diaz Hellín, quién se desplaza hasta León para cambiarla de terno.


Recordar también que en nuestra tierra, contamos con dos grandes obras del mismo escultor; María Stma. de la Salud, de Alcazar de San Juan , el Yacente del Santo Sepulcro de Argamasilla de Calatrava y el Cristo Cautivo de Daimiel.