miércoles, 30 de octubre de 2013

La nueva concepción iconográfica de los Pasos de Misterio


El Paso de Misterio surge en el siglo XVII, durante el Barroco. Concluida la primera etapa de las Cofradías, en la que las imágenes de los Titulares eran de un tamaño menor al natural (eran llevados por seis u ocho personas como mucho), se impuso una nueva estética, en la que los pasos e imágenes fueron creciendo en tamaño y en número. Si en el siglo XVI, sólo figuraba una escultura en unas andas o incluso llevados por una persona o dos, realizados en papelón (cartón y telas encoladas). A partir de la segunda mitad del siglo XVII, y sobre todo en el siglo XIX y XX (con las cofradías románticas y neobarrocas, respectivamente), las imágenes se multiplicarán y las andas aumentaran su tamaño, surgiendo el paso de Misterio.

Paso del Borriquillo de la Cofradía de la Vera+Cruz de Valladolid. Es el único paso que siendo de papelón, aun procesiona en Semana Santa. Obsérvese la pequeña escala de las imágenes. Así deberían ser los pasos durante el siglo XVII.

La eclosión de este tipo de pasos se debió a la necesidad de catequizar al pueblo, así como para demostrar el virtuosismo artístico de muchos maestros imagineros. No obstante, el primer valor es el más destacado, pues la mayoría de la población no sabía ni leer ni escribir. La procesión se convirtió entonces en una biblia andante, del mismo modo que los tímpanos de las portadas de las iglesias románicas y góticas lo fueron en piedra. Los romanos y sayones eran feísimos y la belleza será la nota descriptiva de las imágenes de Jesús, María y santos y santas.
Esta necesidad catequética, dio lugar a una escenografía pausada y clásica que se nos ha llegado hasta los útlimos años. Sin entrar en diferencias o similitudes, podemos hablar de grandes escenógrafos como Gregorio Fernández,  Salzillo, Ramón Álvarez, Castillo Lastrucci, Collaut Valera, Mariano Benlliure o Marco Pérez. Para muestra un botón.

 Descendimiento de Gregorio Fernández (s.XVII)

Paso de la Caída de Murcia, de Salzillo (s. XVIII)

La Crucifixión de Zamora de Ramón Álvarez (1885)
 
Jesús Descendido de Zamora de Mariano Benlliure (1879)

 Presentación al Pueblo, de Sevilla, de Castillo Lastrucci (1928)

Misterio del Cristo del Perdón y de las Aguas, de Ciudad Real. Marco Pérez, 1943

Las negaciones de San Pedro de Orihuela, obra de Coullaut Valera, de 1958

Todos ellos son grandes Misterios representativos de todas las escuelas de la imaginería española de todos los tiempos: castellana, andaluza y levantina. Todos siguen la tradición del barroco clásico español, unas porque responden a la época y otras porque adoptan aquel modelo como prototipo. Estos pasos, así como otros imagineros de la época, mantienen una línea de creación y una configuración escenográficamuy académica. Da igual que las imágenes fueran completamente talladas, vestidas o con telas encoladas, todas siguen unos modelos clásicos y una disposición escenográfica pausada y medida. Así mismo, el número de imágenes son las justas y se adaptan al marco de la canastilla o andas, sin problemas.

Paso de los Azotes de la Cofradía de la Vera+Cruz de Salamana, obra de Alejandro Carnicero, de 1724

Descendimiento de la Cruz de la Cofradía de la Quinta Angustia de Sevilla, obra de Pedro Roldán (siglo XVII)

A partir de finales de los años 50 aparecerán imagineros que irán rompiendo el academicismo como Juan Guraya, Quintín de la Torre, Sanz Herranz, García Donaire Ortega Bru... Surgirá una auténtica revolución iconográfica, muy acorde con los tiempo donde la vanguardia predomina en la producción artística. No obstante en la escenografía de los conjuntos de misteriose mantendrá la tradición y la concepción equilibrada de las figuras. Este avance iconográfico fue interesante porque surgirán estilos personales ajenos ya a una escuela o un lugar de procedencia.

Jesús en su tercera caída de Zamora. Quintín de la Torre de 1947

 Sagrada Cena de Valladolid, de Juan Guraya (1959)
 
Santa Cena de Ciudad Real. Obra de Sanz Herranz, realizada entre 1961 y 1964

Misterio de la Resurrección de Ciudad Real. Realizado por Joaquín García Donaire (1960)

 Flagelación de Luis Ortega Bru. Manzanares (Ciudad Real, 1971)

No obstante, a partir de la década de los ochenta, esta llamémosla vangaurdia cofrade dejará de tener vigor y se impondrá de nuevo la imaginería de corte barroco clásico impulsado por Álvarez Duarte y Dubé de Luque (le ocurre lo mismo que al anterior, las Imágenes salidas de su taller son del mismo corte especialmente, aunque dependiendo de las ciudades habría que destacar a otros como González Jurado en Córdoba, Hernandez Navarro en Murcia, Fernando Mayoral e Higinio Vázquez en Zamora y otras provincias castellanas....En cuanto a sus misterios,  podemos apreciar el equilibrio clásico y la adecuación de las imágenes a la canastilla.

 Misterio del Cristo Cautivo del Polígono de Álvarez Duarte, realizado en 2008

Misterio de la Salutación de Málaga, realizado por Dubé de Luque en 1989

 Misterio de la Sentencia de Córdoba, realizado por González Jurado entre 1993y 1996

La Flagelación, Murcia, obra de José Antonio Hernández Navarro, de 1994

La Santa Cena de la Cofradía de la Vera Cruz de Zamora, obra Fernando Mayoral, de 1991

La Coronación de Espinas de León, de Higinio Vázquez, de 1977

En lo quye llevamos de siglo se han destacado importantes imagineros y escenógrafos cofrades como Antonio Bernal, Ramos Corona, Navarro Arteaga, Darío Fernández Parra, José Maria Leal, Elías Rodríguez Picón, Fernando Aguado, Israel Cornejo...todos ellos, aun con peculiaridades personales y estilos propios, son escultores imagineros neobarrocos y mantienen la técnica escultórica del XVII. No obstante, observamos en sus Misterios ciertas innovaciones como el abigarramiento y multitud de figuras en los pasos, gesticulaciones bruscas y ropajes cercanos a lo rococó.

Misterio del Prendimiento de Córdoba, salvo el Cristo, las imágnes son de Antonio Bernal, realizadas entre 1998 y 2008

 
Misterio de Jesús Despojado de Granada, obra de Ramos Corona,reformado en 2011


Misterio de la Sentencia de Jerez, obra de Navarro Arteaga, de 2005


Misterio del Cristo de la Humildad de Toledo, obra de Darío Fernández Parra, realizada entre 2006 y 2010

Misterio del Traslado al Sepulcro de Torralba de Calatrava, obra de José María Leal, de 2006


Misterio de la Sentencia de Málaga, de Rodríguez Picón, realizado en 2012

Misterio del Traslado al Sepulcro de Cabra, de Fernando Aguado. Aún inacabado

 Otro Traslado. Esta vez el de la Cofradía homónima de Málaga. Obra de Israel Cornejo, de 2012

No obstante en los últimos años están conviviendo dos tendencias, una con misterios equilibrados y otra con nuevos pasos de misterio, tanto en la temática, como en el concepto.
En cuanto a las temáticas está apareciendo con temas escasamente tratados anteriormente como el Lavatorio de los pies, instantes antes de la Sagrada Cena, las Negaciones de San Pedro, la vuelta del Sepulcro, en la que la Virgen regresa a su casa acompañada, o el No li me Tangere. Creo que en este punto es muy interesante la innovación, siempre que se mantenga la tradición escultórica y la escenografía mantenga una línea serena.

Paso del Lavatorio de la Agrupación de Ntro. Señor de la Bondad y Misericordia, de Jerez de la Frontera, obra de Ana Rey de 2012

 Paso del Lavatorio de Cabra, obra de Manuel Escamilla, realizada entre de 1986 y 2008


Paso del Lavatorio de Bilbao, obra de Ramón Chaparro de 2004

 Negaciones de San Pedro, de la Hermandad del Carmen Doloroso de Sevilla, obra de Francisco Reyes Villadiego

 Misterio de la Virgen de la Amargura (salvo la Virgen) de Ciudad Real, de Darío Fernández Parra

 Nuestro Padre Jesús de la Paz en su Resurrección del pueblo sevillano de Gerena. Nos muestra el No li me tangere. Obra de Dubé de Luque de 1989

Así mismo es muy interesante apreciar la impronta que la película de Mel Gibson, "La Pasión" está dejando en muchas de estasa nuevas obras, en especial a lo que se refiere a las vestimentas y a la proliferación de soldadescas judías, en detrimento de las romanas. 
 
 Imagen de la película "La Pasión de Cristo"

Misterio de Cristo cruzando el Puente del Cedrón, de la Asociación parroquial de la Milagrosa de Sevilla, obra de Navarro Arteaga, realizado entre 2008 y 2010

 Misterio Jesús del Soberano Poder ante Caifás de Jerez. Obra de Ramos Corona realizada entre 1999-2010

Romanos, muy a lo Gibson, del Misterio del Cristo de la Agonía de Córdoba, obra de Sebastián Montes, de 2008

 El summum por el interés de La Pasión de Gibson es el nuevo Misterio de los Azotes de la Cofradías Fusionadas de Málaga. Obsérves el romano que ordena la finalización la flagelación. Esta es una obra de 2012, realizada por Juan Vega

Sería interesante que la innovación en cuanto al concepto escenográfico no varíe demasiado, tanto en los misterios como en la imagen exenta. Vemos en algunos casos una pérdida progresiva del concepto tradicional del paso de misterio, y esto no es bueno porque el espectador se pierde y a veces el objeto prioritario que es la catequesis en la calle, deja de tener importancia. En estos nuevos pasos apreciamos:

- Innovación escenográfica, es decir, las imágenes no ocupan el lugar que deben ocupar, creando una escena diferente a la que se quiere representar, dándole a la talla  más importancia que a la escena al y momento evangélico que debe representar.


Santa Cena de Cáceres, obra de Antonio J. Dubé de Luque realizada entre 1995 y 2005. 

 - Abigarramiento de las imágenes, es decir, aparecen todas las figuras juntas y sin conexión entre ellas. Hay veces que los imagineros quieren mostrar en un mismo paso dos o tres escenas, amen de la principal. Esto provoca un pandemonium que lo único que hace es perdernos del concepto principal. Once, doce figuras encima de un paso provoca el despiste del espectador.

Paso del Prendimiento de Huelva, el más grande a costal, de Andalucía. Obra compartida entre José Manuel Bonilla (Cristo) y Rubén Fernández Parra ( resto de imágenes). 1989-2010

También se está poniendo de moda introducir cierta fauna en los pasos. Esto demuestra la maestría de ciertos imagineros, pero claro, a veces un caballo en un Prendimiento está demás. Y no lo digo yo, en ningún texto evangélico aparecen caballos en el Prendimiento de Cristo y es que los animales por la noche suelen estar descansando.

Prendimiento de Ronda, obra de Ramos Corona realizada entre 2000 y 2004.
Magnífico romano a caballo, pero en este paso, creo que es un estorbo visual. Todo ello es obra de Jaime Babío

- Mezcla de temáticas: Si un paso es una flagelación, no lo mezclemos con otros temas como la Coronación.
Paso de la Coronación de Espinas, de Navarro Arteaga, Martos,

O si se contempla la vuelta de los Íntimos de Cristo del Sepulcro, ¿por qué no está la Virgen?

Paso de Misterio de San Juan, de la Hermandad de la Soledad de Almería. Novedoso concepto obra de Juan Manuel Miñarro, realizado entre 1998 y 2004

- Nueva concepción iconogáfica de las imágenes titulares. De acuerdo que Jesús no llevó la cruz al Calvario como los nazarenos que vemos desde el siglo XVII, pero introducir elementos tan realistas es un poco arriesgado, porque aunque son tallas efectistas, pierden toda su esencia devocional. Para muestra un botón.
Jesús condenado Antonio Fernández Domínguez, Cáceres, 2012

De acuerdo en que las Cofradías son entes vivos, que avanzan con los tiempos, que han sido transmisores de los estilos artísticos correspondientes... pero también han sido asociaciones y siguen siendo grupos anclados en la tradición y que han mantenido el patrimonio, tanto tangible como intangible de muchos pueblos de nuestro país.
Por eso, lanzo varias preguntas y que cada cual saque sus conclusiones: ¿se está de acuerdo con la tradición imaginera? ¿es esta innovación propia de las Cofradías y del arte que desde hace sigos se mantiene?, si se pretende catequizar a los fieles, ¿se conseguirá el objetivo si se modifica la imagen tradicional de los pasajes evangélicos?, ¿es necesaria tanta novedad?, ¿se ha llegado al fin de la iconografía cofrade?...