miércoles, 25 de diciembre de 2013

Yo he venido a servir, no a ser servido



Es Navidad. Son unas fiestas en las que se nos pide y nos requiere ser buenos, amables, cariñosos. Hipocresía y cinismo. ¿Sólo estos días?. Cuánto nos queda por aprender del amoroso mensaje de Jesús.... Por eso, en el día que celebramos su Nacimiento, permitidme que os lance unas ideas, que no son mías, sino de Él. Ideas que no ponemos en práctica ni en días como hoy:

"Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente.


Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.


Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.


Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles?

Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto".


Tómese buena nota por TODOS y cuando digo todos, ya sabéis a lo que me estoy refiriendo. A ver si nos dejamos ya de tantos egos, de tanta mala leche, de tanta hiel en la boca del que se llama seguidor de Jesús. A ver si de una vez por todas, nos hacemos los más pequeños, dejamos el orgullo a un lado y nos dedicamos, aunque sea media horita al día a amar al Prójimo.

Feliz Navidad

No hay comentarios: