martes, 13 de agosto de 2013

Acariciando el dolor

Esta tarde, volveras a recibir en tu presencia la visita de enfermos, ancianos, impedidos, una vez más serás esa fuente y remanso de paz que consuela los corazones afligidos por tanto dolor, por tanta marca de sufrimiento, por tanta incomprensión en los días de duda.
Pero esta tarde serás la Luz de un Prado perdido para consolar al enfermo y desvalido.
Santa María del Prado, ruega por nosotros.

No hay comentarios: