martes, 14 de mayo de 2013

La esencia de un cofrade


¿Por qué no nos dejamos ya de tanta gaita y de tanta tontería? Es el pensamiento que me viene en estos días de trajines cofradieros y politiqueros, que al fin y a la postre deben ser secundarios para el cofrade. Y digo cofrade porque a ese le da lo mismo que gane quien gane en las elecciones de su Cofradía, es el que no anda con subterfugios y con milongas, es ese que le da lo mismo la túnica, el roquete o la librea. 

Eso es ser cofrade, el que procesiona con su Hermandad dándole igual todo y sobre todo, los todos. Y lo demás son despropósitos y adornos que nos queremos poner y que están perjudicando tanto a la Semana Santa. El cofrade de verdad, no anda mendigando migajas, ni cargos ni votos. El cofrade es el que cuando llega su día, se coge su túnica y se va con su Hermandad. El cofrade es ese que ni aun estando en una Junta, cuando se le solicita su ayuda, está el primero. 

¡Qué no se nos olvide!

No hay comentarios: