viernes, 15 de marzo de 2013

"El que tenga oidos que oiga"



S.S. Francisco, en su primera homilía ante los cardenales que le habían elegido sucesor de Pedro escogió las palabras más sencillas para decirles que la única solución es volver al camino, a la esencia del cristianismo. Les pidió que tuvieran el coraje de “cargar con la cruz de Cristo”, de volver a llevar “una vida irreprochable”, de salir de sus palacios y mezclarse con la gente que los necesita. “Si no confesamos a Jesucristo”, añadió, “nos convertiremos en una ONG piadosa, pero no seremos Iglesia”.

No hay comentarios: