domingo, 4 de noviembre de 2012

Nuestra pobre España


Me mandaban el otro día un correo con un interesante mensaje para reflexionar de la degeneración moral que vivimos en nuestro páis. Más allá de la crisis económica que nos está empobreciendo y privándonos de derechos inalienables, asisitimos, sin duda a una crisis de valores tan grande que incentiva aún más la dichosa crisis económica. Os dejo la citada reflexión para que la meditemos y opinemos en este día tan pluvioso.


“En la edición digital del País leí que en Irlanda, desde primero de año, se puso en vigor la “ley de Difamación”, en la cual se especifica que por blasfemar cualquier persona puede ser multada hasta con 25.000 €. Se define como blasfema una expresión "tremendamente abusiva o insultante en relación a una materia tenida como sagrada por cualquier religión, que cause indignación en un sustancioso número de seguidores de esa religión". También se especifica, en este mismo diario, que hay países como Finlandia, donde el blasfemar está castigado con la cárcel. Y en España el delito de blasfemia, se quitó del Código Penal en 1988.
Esta noticia es la que me ha hecho reflexionar, de cómo se ha ido deteriorando la sociedad española, en poco más de treinta años:
-          ¿Pero se puede creer que es por casualidad, que la palabra Honor, hoy en día, no tenga ningún contenido? ¿Quién la pronuncia hoy? ¿Quién dice hoy día, aquella frase que antes era un determinante de veracidad, “te doy mi palabra de honor”; y ahí se acababan las dudas?  Antes dos hombres se daban la mano y no había documento que tuviera más fuerza.
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que la palabra Patria sea palabra vacía? ¿Quién la pronuncia hoy? Sólo aquéllos que quieren la independencia de un trozo de España, pero si alguien que no sean ellos la pronuncia, es un facha españolista
-          Pero se puede creer, que es por casualidad, que la palabra Dios, tampoco tenga significado para una gran mayoría de españoles? Por el contrario pretendemos de una forma casi ridícula “La Alianza de las Civilizaciones
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que hoy una mujer mayor de 16 años, si dice que es virgen, puede ser la noticia cómica del día?
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que España sea el principal consumidor de cocaína de toda Europa?
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que los estudiantes españoles sean los más ignorantes de toda la UE?
 
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que España sea el único país del mundo donde la bandera nacional, se esconde y sea motivo de mofa y falta de respeto, por la gran mayoría de los españoles, con el beneplácito de los gobernantes de turno?
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que en tu propio país, no puedas estudiar en tu propio idioma? ¿Y que el conocimiento de una lengua autonómica, tenga más mérito que el más sofisticado master? Y lo peor de todo: si no conoces esa lengua no puedes trabajar.
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que en un evento donde el Rey, el rey de España, sea el anfitrión, se estén repartiendo silbatos en las puertas, para montarle una pitada, cuando suene el Himno Nacional?
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, cuando en España las calles se están llenando de velos islamistas, a nosotros nos prohíben los crucifijos?
-          ¿Pero se puede creer, que es por casualidad, que desde la TV se esté fomentando, la droga, la homosexualidad, el aborto, la mala educación, el vivir del cuento, y que cualquier personaje inculto y zafio se encumbra a niveles insospechados, cuando la TV es la principal escuela pública de la Nación?
Yo creo que son muchas casualidades. Me considero un ciudadano normal, no soy ni moralista, ni lo pretendo, pero tanta casualidad no puede ser de generación espontánea. Ahí falta algo. En ningún sitio pasa lo que pasa en este país.  Lo triste es que muchos están orgullosos de ser "diferentes"...


No hay comentarios: