lunes, 12 de noviembre de 2012

En sus Manos estamos.


Ponerse en las manos de Dios es la tarea más fácil y a la vez, la más difícil de todas. Cuando todo va bien, le agradecemos nuestra buena situación...pero cuando las cosas empeoran, no nos acordamos de Él. Esto es humano, pero no somos conscientes de que somos pequeñas criaturas en sus manos. Todos los humanos que han estado por aquí, estamos y estarán, estamos pendientes de Él y de su Divina Providencia. Todo emana de Dios, todo nos viene de Él, por eso, acurruquémonos en su Misericordia, porque así nuestras Penas serán más livianas.

Por eso amigo Juan Carlos, querida Rosa, quedaos siempre en sus Manos. Son las Manos que todo lo pueden

No hay comentarios: