lunes, 5 de noviembre de 2012

Cuando el diablo se aburre....


Siguiendo con la temática de meditaciones y reflexiones que comencé ayer, la degradación de nuestros valores ha podido ser contemplada estos días con el dichoso jalogüín. Si no teniamos bastante con la noche del 31, la bacanal de muerto vivientes ha perdurado todo el puente de los SANTOS. Y es que vivimos, por desgracia, en una sociedad globalizada que aborrega y limita las capacidades de nuestra juventud que se encuentra aletargada por el alcohol., la crisis, el paro y la falta de esperanza por un futuro, aún teniendo estudios superiores. Como escribo en la entrada, "cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo", explicita cómo se encuentra nuestra muchachada a día de hoy. No hay más que ver lo que ocurrió el pasado sábado por las calles de nuestra Ciudad Real. Amén de la muchachada aburrida, carente de los valores tradicionales que entre el sistema educativo y la televisión han sustraido, se une la permisividad para celebrar ciertos eventos con esto de la democratización de la sociedad. Todo ello nos permite encontrarnos con un espectáculo dantesco que tuvimos que sufrir el citado sábado 3 de noviembre. Un montón de gente que se creía de verdad que eran muertos vivientes, con su consiguiente aspecto desagradable, faltaría más. Y es que como uno se considera un esteta, asisitir a esta mierda le produce repugnancia y arcadas que llevan al consiguiente vómito. Fijaos que aun siendo un esteta, este personal, me obliga a utilizar un lengua ajeno a la belleza y en cierta medida soez.
 
Parece ser que esto del Zombie Walk se celebra en varias ciudades del mundo y cómo no, una ciudad como la nuestra, tan fiel a sus tradiciones y costumbres, ha decidido adoptar el paseo de los muertos como algo propio y consustancial. Dá lo mismo que nuestro Carnaval haya desaparecido (y sino veréis cuando no haya ingentes premios para las carrozas), que algunas de nuestras Cofradías procesionen con menos de veinte nazarenos por las calles, porque no hay más personas que quieran participar. No importa que la Pandorga se haya convertido en un macrobotellón, perdiendo todo su ser y esencia manchega; no pasa nada que las típicas verbenas veraniegas de barrio estén de capa cáida. Esas fiestas antiguas son para la gente rancia y fachas trasnochados. Aquí lo que mola es el Jalogüin porque es "cool".


Actualmente, con esto del Jalogüín, se exaltan fiestas paganas, ajenas a nuestra cultura, siendo lo más grave que es un canto a la muerte y a lo siniestro del más allá. No nos extrañe que algún día del Jalogüín alguún joven con el sentido abstraído por la secta jalogüinera, tome un cuchillo y mate a sus padres con el objeto de convertirlos en zombis y así molar mogollón entre sus conocidos, "porque mis padres sí que son zombis de verdad". ¿Qué es lo que estamos haciendo mal? Yo como educador no lo sé, pero veo cosas que claman a los Cielos. Este mundo de la enseñanza que se empeña en cambiar leyes a troche y moche sin sentido, debería empezar a reflexionar por qué se decoran colegios e institutos con muertos, esqueletos, zombis y toda especie de experimentos químicos.... pero, claro, no se puede poner un Belén porque algún padre denuncia pues eso de los belenes o los crucifijos ofenden sensibilidades....manda huevos, como dijo aquel ministro.

Queridos blogueros. Esto es una fricada traída a España por el poder oculto de logias y otros grupos secretos y que han encontrado fieles apóstoles en la multitud oligofrénica de nuestra sociedad degenerada y pasada de rosca. Con este debemos convivir y nuestro objetivo como ciudadanos medianamente normales es combatir con el argumento, todas estas imposiciones que abstraen negativamente a nuestro futuro que son los jóvenes.

Fotos de la fricada del otro día en Cidad Real extraídas del Lanza Digital y La Tribuna

No hay comentarios: