miércoles, 26 de septiembre de 2012

Huérfanos de un beso

Ayer celebrabamos tu onomastica, cita señalada con rojo en el corazón de algunos, ayer quise sentirte de cerca, sentir tu caricia, reencontrarme de nuevo en la inmensidad del templo, mirarnos a la cara, como cada 25 de Septiembre y volverte a soñar en el fugaz instánte de un beso. pero no te encontré como últimamente lo habías hecho en los últimos años, encontre en el lugar que debias de ocupar la frialdad de las columnas de piedra, erguidas como el frío invierno que se avecina y la sequedad de una liturgia vacia donde no te ví brillar, esta noche he vuelto a casa triste, huérfano de un beso.

No hay comentarios: