lunes, 24 de septiembre de 2012

Hacer Hermandad


...a Sonia, a Juan Carlos, Leticia, Antonio.... por sus ilusiones  y sus desvelos. 

No tenía pensado publicar este artículo por las consecuencias que podría tener o por si perdíamos la amistad con algunas personas y es lo último que deseo que ocurra. Pero ante ciertas noticias que se censuran sin saber por qué, voy a escribir lo que pienso sobre lo que viví y aprecié el otro día, sábado 22 de septiembre. Porque este blog, amen de sus contenido, es también de opinión y un foro de libertad de expresión.


HACER HERMANDAD. Con esta frase, el candidato a Hermano Mayor de la Hermandad de la Virgen de la Misericordia, se presentaba ante los cofrades el pasado sábado 22 de septiembre. Juan Salcedo, optaba a la reelección como Hermano Mayor tras cuatro "duros" meses para que reflexionáramos sobre lo accidentado del período electoral abierto el pasado mayo. Ya está el problema resuelto. Una hermandad más con su hermano mayor y su junta. Fin de la historia y aquí no ha pasado nada, o como se dice en román paladino: "aquí paz y después gloria".

El pasado mes de mayo hubo problemas. Es cierto. Problemas donde no debía haberlos, pues la realidad es que Juan no se iba a presentar a la reelección de Hermano Mayor porque, como él me comentaba, no tenía una Junta donde aferrarse y además estaba cansado porque otros requerimientos, como su familia, ahora le eran más urgentes. Actitud loable y entendible al cien por cien, pues somos conscientes del tiempo que la Cofradía te quita, amen de otros sinsabores. Pero para que no hubiera vacío de gobierno se realizó una transición pacífica. El mismo Juan apoyó a Sonia Sánchez-Molero para que presentara una candidatura a Hermana Mayor, entre otras cosas porque Juan sabía que era la persona idónea para desempeñar ese cargo. No obstante y para mis adentros, mi sensación era que aquella candidatura no era del agrado del respetable, como así confirmó el transcurso de los días. Tras dimes y diretes, esto por aquí, esto por allá, Juan Salcedo vuelve a presentarse y en una asamblea de elecciones, a la que la candidatura de Sonia ya se había retirado, Juan la retira también inexplicablemente, máxime cuando tenía el camino abierto. Pues yo creo, que si lo dicho era tan grave, como así me lo mostró el mismo Juan, se debería haber puesto el asunto en las manos de quien correspondiera y el "marrón" de presidir la Hermandad, se lo hubiera comido otro, porque utilizar como venganza la presidencia de la Hermandad, es deleznable, pues quien pierde es toda la Hermandad, no una persona u otra. Es mi opinión.


Así las cosas, la parroquia, para subsanar malentendidos y llegar a una concordia recomienda unos meses de reflexión y al cargo de la Cofradía permanecieron el secretario y la tesorera saliente.  Bien pues el pasado sábado se nos cita para votar la candidatura de Juan Salcedo, que era la única presentada, a pesar de que él no quería presentarse en marzo. Sic transit. En fin, allá que voy y me encuentro que el pobre Juan no tiene proyecto claro y nos solicita que lo único que quiere es HACER HERMANDAD. Bellas palabras y loable objetivo, pero el proyecto y las bases para alcanzar lo propuesto, ¿dónde están?. Según nos confirma Juan no hay proyecto escrito, que eso se irá haciendo con el transcurso de los años y que él y su junta aseguran el futuro de la Hermandad los próximos cuatro años. Además aseguró a los asistentes que mantendrá los proyectos y la línea de actuación de su anterior mandato. Veinte y un voto a favor y once votos en contra son los que dieron la victoria a la candidatura de Juan Salcedo. Esperamos y deseamos que así sea y que en un par de años veamos a la Santísima Virgen bajo el palio diseñado el pasado año y se mantenga el orden, la seriedad que este año ha presentado el cortejo procesional, así como los nuevos capillos.


Para terminar quiero comentar una cosa y a buen seguro que tanto Juan como la gente de su Junta y otras personas, leerán este artículo. Artículo que no pretende otra cosa que dar ánimos para conseguir lo prometido por nuestro Hermano Mayor el pasado sábado. Tenemos que hacer Hermandad. De acuero. Pero, Juan, ¿no la hemos ido haciendo estos meses atrás?. ¿No es hacer Hermandad que personas que no se hablaban, dejaran sus diferencias aparacadas por el bien de la HERMANDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN DE LA MISERICORDIA? ¿No es hacer Hermandad que hermanos de cuota, como era mi caso, volviéramos a colaborar con y por la Hermandad? ¿No es hacer Hermandad que un grupo de gente, sin pretensiones de medallas o cetros, hicieran un Belén y organizaran un musical que han reportado un beneficio económico a las arcas de la Hermandad? ¿No es hacer Hermandad reunir a un gran número de hermanos a una Asamblea para decidir cosas tan importantes como el cambio del palio? ¿No es hacer Hermandad volver a ilusionar a los hermanos de la Virgen de la Misericordia? ¿No es hacer Hermandad que nos citaras en la tienda de Juan Carlos para trabajar por la Hermandad, prestándose así mismo el hermano Vela a que su tienda fuera el lugar de venta de escudos y entrega de túnicas?...


Juan eso que quieres hacer se venía haciendo ya. Que los pilares se estaban poniendo. Que no estaba todo tan mal. Por eso, los proyectos y las ideas que heredas hay que mantenerlas, sumando y no restando, yendo a buscar a la oveja perdida, porque las otras están seguras en el redil. Eso es lo que hay que hacer, sin censuras y sin miedos, abriendo las puertas para que entre el aire y no para sacudir el polvo.


2 comentarios:

La_Crivi dijo...

A mi ya me da hasta miedo publicar comentarios, porque enseguida llegan las amenazas, las impresiones de los mismos...Solo diré que GRACIAS por la parte que me toca, por haber estado ahí este tiempo, por apoyarnos incondicionalmente, por demostrar lo que es ser COFRADE y lo que es HACER HERMANDAD, olvidando diferencias, TRABAJANDO sin tener siquiera por qué a veces, luchando por mejorar...Es el mejor premio que nos llevamos de todo esto. Gracias y mil veces gracias. Ojalá hubiera más COFRADES como tú, que saben cual es el verdadero significado de la palabra HERMANDAD.

Juan Carlos Vela dijo...

Gracias por la parte que me correponde, hacer hermandad, bello titulo para algo que ya estuvo hecho, como bien dices Francisco, hermandad fueron tantos momentos trabajados la etapa anterior, que pudieron concluir en algo grande, se pusieron bases, se establecieron cauces, se corrigieron errores, se limaron asperezas... tanto, tanto trabajo en vano y tantas ilusiones por conseguir eso, hermandad, que se pudo escribir con mayusculas en una etapa soñada durante tantos años, más allá de estrenos, más allá de palios, estaba un grupo de gente trabajando día y noche por y para el mismo fin, porque si de algo me siento orgulloso fue de la respuesta de personas que guardaron sus diferencias para caminar unidos, pero llegó el lobo, sopló y sopló...
y se llevo la paz, sembro la discordia, aparecieron las tensiones, la desdicha, la impotencia, la incoherencia y ahora de nuevo me cuentan el cuento de hacer hermandad, bonita palabra, pero trasnochada, eso ya estaba hecho, ahora solo quedaba crecer, dejar de ser mediocres, y trabajar, trabajar, pues nunca hubo razón para no poder trabajar juntos, lo más dificil estaba hecho, ahora sin duda costará levantar el vuelo, pues herida y en una jaula es imposible crecer, siempre habrá quien se ocupe de cortarle las alas.
ahora no me penseis oposición, sino parte critica que opinará a pesar de no haber un proyecto para no poder exigir, cosas que solo pasan en mi tierra, que unas veces se nos exige mucho y otras, cuando hay prisa todo vale.
mucha fuerza y animo a los que os quedais, esto no son los años ochenta gracias a Dios y un fuerte abrazo a las personas que sin estar yo al frente, me consideraisteis parte de un equipo para salir hacia delante y al menos se trató de conseguir.