miércoles, 29 de febrero de 2012

Cuando nos daban un carnet por ser COFRADES


Corría el verano de 1985. Era ya un verano postrimero, con el membrillo dorado y con los vencejos volando allende La Mancha camino de la lejana África. En aquel estío de mi tierna infancia, de amaneceres ardientes, a mí me dieron el CARNET DE COFRADE. Cuando se fundó la querida Hermandad de la Santísima Virgen de la Misericordia se decidió entregar a cada niño que nos haciamos hermanos este carnet.

No sé si después se mantuvo aquella bonita costumbre o no.  Aún lo guardo como un tesoro, con cariño extremo. A pesar de la distancia de los años y el abandono de la querida Niña de San Pedro por mi parte, los últimos días me han acercado tanto a Ella... La dolorosa pérdida de mi abuela, la ausencia tan grande que ha dejado en este pobre cofrade que lo es por lo que ella me legó, es la que me ha hecho acercarme de nuevo a su Hermandad y a sus gentes. Nunca quiso darme de baja, hasta el último día de su vida quiso que siguiera siendo hermano, pagando mi cuota. Unos días antes de partir al barrio que hay detrás de las estrellas me dijo: "Hijo, el año que viene pagarás tu la cuota de la Virgen, ¿vale?"...no se equivocó. Y una tarde de noviembre marchó a bordar las bambalinas de su Misericordia...y yo tengo preparado el recibo.

Un nuevo despertar llegaba a esta Hermandad, la útlima de la mañana del Viernes Santo, la que pasa y no pasa, la que queremos que pase y no pase, la que se va sin decir adios.... Se presagiaba cambio, había armonía y trabajo. ¡Qué más queríamos!. Algunos regresábamos a casa, como el Hijo pródigo...mas la desidia cofradiera,el maldito miedo que todo lo puede y la envida y la intolerancia al que curra de verdad acabaron con ese despertar. De nuevo la Cofradía de la Virgencita de la caja de cerillas pasará este Viernes Santo sin más. Pasará su Cofradía y la Santa Madre Niña, Reina de Misericordia llevará por palio el azul añil del Cielo más manchego, mas los rayos del sol abrileño no traspasarán la malla de plata, ráfaga y refugio del Seno de Dios Vivo.

Muchos deberíais buscar el carnet en el cajón. Si lo tenéis miradlo. Unos pensad en qué es lo que hemos hecho. Otros, pensad: hoy no, mañana, querida Niña tendrás el mejor joyero. Tus hijos, los del capillo nuevo con el escudo bordado con su Tiara y con sus Llaves,  te pondrán el palio más galán, más valiente y  más manchego. Y mi abuela Virgina colgará su bambalina, la delantera, con su Virgen de la Misericordia.

6 comentarios:

lετïсïα dijo...

Carnecita de gallina me ha dejado, don Francisco.

Dicen que después de la tormenta llega la calma y aún con nubarrones sobre la cabeza ya sabes que vislumbranos los rayitos de sol. Sigamos soñando, porque el año pasado los "imagineros" nos dimos cuenta de que los sueños pueden hacerse realidad.

Un abrazo.

Juan Carlos Vela dijo...

esta noche me has dao un regalo, un pellizco en el corazón, pues en ese humilde carnet, vemos de donde venimos y todo lo que llevamos andado, que aunque hayamos retrocedido muchas veces hemos sabido que ella siempre nos espera con los brazos abiertos, tetigo de nuestra esencia cofrade.gracias de corazón

Paco Turrillo dijo...

¿Recuerdas Juan Carlos hace tres años por esta época? Justamente, el 17, se nos negaba lo que tanto y tanto habíamos luchado por defender lo que era justo. Fuerzas mayores, por encima de nosotros acabaron con aquello. Por eso, a pesar de la pena, aun sabiendo que podía haberse hecho realidad este año todo lo anhelado, nuestra experiencianos dice: paciencia, ánimo. El año que viene, a pasear a la Niña bajo palio.

Miguel dijo...

Don Francisco Turrillo y Moraga... hoy ha vuelto a escribir usted su nombre con tinta de sueños... y a mí me ha dejado el espíritu herido de nostalgia y henchido de orgullo por la grandeza de los cofrades de mi ciudad...

Fran dijo...

Amigo Paco,
Los caminos de Señor son, a veces, extraños y enrevesados.
Lo importante es seguir luchando y hacer sueños realidad, aunar voluntades, ayudar a saltar precipicios.
Sigamos siendo ejemplo y luz.
Sigamos.

La_Crivi dijo...

Y ante esto ¿Qué decir? Se me han saltado las lágrimas, pues las líneas que se escriben desde el corazón consiguen pellizcar el alma de los demás.
Yo también tengo guardado ese carnet de cofrade, jeje, toda una reliquia...
La Niña tiene la capacidad inmensa de crearnos siempre las más grandes ilusiones...Y los sueños. A veces se evaporan como el incienso, pero como dice Leticia, hace poco descubrimos que los sueños podrían hacerse realidad. Estoy segura de que entre todos conseguiremos "avivar el incensario" Quizás tu abuela no había tenido aún tiempo de terminar esa preciosa bambalina para este año...Pero estoy convencida de que le pondrá el mayor de los mimos para que el año que viene el Sol que brille desde el cielo traspase esa malla de la más bonita de las maneras.
Que siga brillando la Luz, no dejemos que se apague...