martes, 28 de junio de 2011

Del por qué de la procesión del Corpus y su interpretación ciudadrealeña


 
Hoy traigo a la Plazuela del Carmen la primera Homilía de Benedicto XVI en la Festividad del Corpus en Roma. Este que aquí escribe y su esposa estábamos allí, de Luna de Miel, el JUEVES 26 de mayo de 2005. Aparte de la hondura teológica que transmite, esta Homilía es clarificadora en cuanto al sentido de la procesión y por ende de la Festividad del Corpus. 



“En la fiesta del Corpus Christi, la Iglesia revive el misterio del Jueves Santo a la luz de la Resurrección. También en el Jueves Santo se tiene una procesión eucarística, con la que la Iglesia repite el éxodo de Jesús del Cenáculo al Monte de los Olivos. En Israel, se celebraba la noche de Pascua en casa, en la intimidad de la familia; se recordaba así la primera Pascua, en Egipto, la noche en la que la sangre del cordero pascual, rociada en los dinteles y en los postes de las casas, protegía contra el exterminador. Jesús, en esa noche, sale y se entrega en las manos del traidor, el exterminador y, de este modo, vence a la noche, vence a las tinieblas del mal. Sólo así el don de la Eucaristía, instituida en el Cenáculo, encuentra su cumplimiento: Jesús entrega realmente su cuerpo y su sangre. Atravesando el umbral de la muerte, se convierte en Pan vivo, auténtico maná, alimento inagotable por todos los siglos. La carne se convierte en pan de vida.
En la procesión del Jueves Santo, la Iglesia acompaña a Jesús al monte de los Olivos: la Iglesia orante siente el vivo deseo de velar con Jesús, de no dejarle solo en la noche del mundo, en la noche de la traición, en la noche de la indiferencia de muchos. En la fiesta del Corpus Christi, reanudamos esta procesión, pero con la alegría de la Resurrección. El Señor ha resucitado y nos precede. En las narraciones de la Resurrección se da un rasgo común y esencial; los ángeles dicen: el Señor «irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis» (Mateo 28, 7). Considerando esto con más atención, podemos decir que este «ir delante» de Jesús implica una doble dirección. La primera es, como hemos escuchado, Galilea. En Israel, Galilea era considerada como la puerta al mundo de los paganos. Y, en realidad, precisamente en Galilea, encima del monte, los discípulos ven a Jesús, el Señor, que les dice: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes» (Mateo 28, 19).
La otra dirección en la que precede el Resucitado aparece en el Evangelio de San Juan, en las palabras de Jesús a Magdalena: «No me toques, que todavía no he subido al Padre…» (Juan 20, 17). Jesús nos precede ante el Padre, sube a la altura de Dios y nos invita a seguirle. Estas dos direcciones del camino del Resucitado no se contradicen, sino que indican juntas el camino del seguimiento de Cristo. La verdadera meta de nuestro camino es la comunión con Dios, Dios mismo es la casa de las muchas moradas (Cf. Juan 14, 2 y siguientes). Pero sólo podemos subir a esta morada caminando «hacia Galilea», caminando por los caminos del mundo, llevando el Evangelio a todas las naciones, llevando el don de su amor a los hombres de todos los tiempos. Por ello, el camino de los apóstoles se ha extendido por «los confines de la tierra» (Cf. Hechos 1, 6 y siguientes); de este modo san Pedro y san Pablo llegaron hasta Roma, ciudad que entonces era el centro del mundo conocido, auténtica «caput mundi».
La procesión del Jueves Santo acompaña a Jesús en su soledad, hacia el «vía crucis». La procesión del Corpus Christi, por el contrario, responde simbólicamente al mandato del Resucitado: os precedo en Galilea. Id hasta los confines del mundo, llevad el Evangelio al mundo. Ciertamente la Eucaristía, para la fe, es un misterio de intimidad. El Señor ha instituido el Sacramento en el Cenáculo, circundado por su nueva familia, por los doce apóstoles, prefiguración y anticipación de la Iglesia de todos los tiempos. Por ello, en la liturgia de la Iglesia antigua, la distribución de la santa comunión se introducía con las palabras: «Sancta sanctis», el don santo está destinado a quienes han permanecido santos. Se respondía así a la advertencia dirigida por san Pablo a los corintios: «Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba del cáliz…» (1 Cor 11, 28). Sin embargo, de esta intimidad, que es un don sumamente personal del Señor, la fuerza del sacramento de la Eucaristía va más allá de los muros de nuestras Iglesias. En este sacramento, el Señor se encuentra siempre en camino hacia el mundo. Este aspecto universal de la presencia eucarística se muestra en la procesión de nuestra fiesta. Llevamos a Cristo, presente en la figura del pan, por las calles de nuestra ciudad. Encomendamos estas calles, estas casas, nuestra vida cotidiana, a su bondad. ¡Que nuestras calles sean calles de Jesús! ¡Que nuestras casas sean casas para él y con él! Que en nuestra vida de cada día penetre su presencia. Con este gesto, ponemos ante sus ojos los sufrimientos de los enfermos, la soledad de los jóvenes y de los ancianos, las tentaciones, los miedos, toda nuestra vida. La procesión quiere ser una bendición grande y pública para nuestra ciudad: Cristo es, en persona, la bendición divina para el mundo. ¡Que el rayo de su bendición se extienda sobre todos nosotros!
En la procesión del Corpus Christi, acompañamos al Resucitado en su camino por el mundo entero, como hemos dicho. Y, de este modo, respondemos también a su mandato: «Tomad y comed… Bebed todos» (Mateo 26, 26 y siguientes). No se puede «comer» al Resucitado, presente en la forma del pan, como un simple trozo de pan. Comer este pan es comulgar, es entrar en comunión con la persona del Señor vivo. Esta comunión, este acto de «comer», es realmente un encuentro entre dos personas, es un dejarse penetrar por la vida de quien es el Señor, de quien es mi Creador y Redentor. El objetivo de esta comunión es la asimilación de mi vida con la suya, mi transformación y configuración con quien es Amor vivo. Por ello, esta comunión implica la adoración, implica la voluntad de seguir a Cristo, de seguir a quien nos precede. Adoración y procesión forman parte, por tanto, de un único gesto de comunión; responden a su mandato: «Tomad y comed».
Nuestra procesión acaba ante la Basílica de Santa María la Mayor, en el encuentro con la Virgen, llamada por el querido Papa Juan Pablo II «mujer eucarística». María, la Madre del Señor, nos enseña realmente lo que es entrar en comunión con Cristo: María ofreció su propia carne, su propia sangre a Jesús y se convirtió en tienda viva del Verbo, dejándose penetrar en el cuerpo y en el espíritu por su presencia. Pidámosle a ella, nuestra santa Madre, que nos ayude a abrir cada vez más todo nuestro ser a la presencia de Cristo para que nos ayude a seguirle fielmente, día tras día, por los caminos de nuestra vida. ¡Amén!”

¿Hay que añadir algo más? A las palabras del Santo Padre, nada, sino una total adscripción. Mas, esto que dijo el Papa, ¿se cumple en Ciudad Real?...Dejo a la interpretación del lector la respuesta.

lunes, 27 de junio de 2011

La Procesión del Corpus cae lentamente en el olvido

La que debía de ser la procesión de las procesiones, pues es el mismo Dios, Rey de Reyes al que adoramos y damos culto público en la calle, pasa sin pena ni gloria recorriendo la ciudad.
no más de una veintena de personas mayores, en su mayoría, acompañaban a la Custodia junto a un pequeño grupo representando a la adoración nocturna así como los niños que recibieron este año a Jesús Sacramentado (grupo mermado notablemente) y los Sacerdotes de nuestra ciudad, que si bien esta tarde no hay celebración de la Eucaristia en ninguna de las parroquias, también se vio tristemente empobrecida la presencia de los mismos, tan solo los grandes de España, caballeros de las Ordenes Militares de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa volvieron a cumplir con el rito de acompañar a la Custodia en su totalidad hasta la Catedral, que a pesar de llevar tres años innovando unas reflexiones mediante megafonía en Plaza del Carmen, Plaza Mayor y entrada, sigue perdida en no sé que ideal que no convoca a nadie, pues fue una entrada fría donde un escaso grupo de personas esperó la entrada del Señor en la Catedral, contemplando la decadencia que este día está llevando consigo.
También es de alabar y felicitar a las Hermandades, asociaciones, grupos jóvenes que luchan por darle otro sentido y recuperar la belleza de los altares en este día como han sido las que hemos podido ver este año, pocas pero con un gran acierto en los detalles eucarísticos.


La Corporación Municipal a su paso por la Plaza del Carmen, a la cual también hay que reprocharle que además de ser pocas las alfombras instaladas para el embellecimiento de la ciudad, las mismas asociaciones debieron recoger después el material instalado sin que lo hiciera el servicio de limpieza, cosa que al menos no se obliga a hacer en los botellones de nuestra ciudad, para el cual si que hay un presupuesto y servicio de recogida.



Nuestro Consiliario cruzando la alfombra de la Cofradía de las Penas
















La comisión de liturgia eligió el altar de nuestra cofradía para la "meditación" en la Plaza del Carmen










Caballeros de las Ordenes de Calatrava



Sacerdotes de la diócesis de Ciudad Real












Niños de Comunión acompañando a Jesús Sacramentado















Altar Eucarístico de la Cofradía de las Penas


La Cofradía de las Penas engrandece la procesión a su paso por la Plazuela

La Cofradía de las Penas, se daba cita en la tarde de ayer para elaborar un Altar Eucaristico, junto con la alfombra de serrín a su paso por la Plazuela del Carmen, engalanando un bello rincón de nuestra ciudad que tan perdida tiene todas sus tradiciones.
Ni el sol ni el calor pudo con los casi 20 jóvenes y la junta de gobierno en las tareas del montaje, ya que debido a la ubicación de la misma por ser zona muy transitada de vehiculos no se pudo elegir mejor hora del día, pero lo importante fue como siempre la convivencia y el resultado de ver pasar el Señor ante el Convento de las R.R.M.M. Carmelitas.









viernes, 24 de junio de 2011

La Cofradía de Jesús de las Penas instalará una alfombra y un altar para el Corpus


La Cofradía de Jesús de las Penas instalará el próximo domingo, Festividad del Corpus Chirsti y para mayor honra de Dios, un altar en la Plazuela del Carmen. También se instalará una alfombra decorada justo delante de la Plazuela.
Esperemos que os guste.

miércoles, 22 de junio de 2011

Un Jueves que no brillará...



Mañana será un día festivo, sí, pero sin festividad, pues mi ciudad amanecerá desierta, ya que antiguamente decía el refrán que eran tres los Jueves que brillaban más que el sol; este año podía haber vuelto a brillar y con él haber luchado por una fiesta que perdimos al comienzo de la década de los 90, pero celebraremos cientos y cientos de campañas, ordinarias, extraordinarias y las que vengan...



Y de nuevo se nos escapa lo mejor, días grandes de los que merece la pena hacer algo extraordinario, pues la ocasión lo merecía. pero una vez más, se nos escapó de las manos.

Si San Juan supiera cuando es su día...

el cielo con la tierra se juntaría Pues así dice el refrán y no hay nada mejor que el refranero español para dar rienda suelta a nuestra imaginación.
Pasado mañana celebramos la festividad de aquél que abrió el camino de Jesús del Antiguo al Nuevo Testamento, pero no hablaremos hoy de reflexiones bíblicas, sino de curiosidades cofrades o más bien dicho, de hermandades que no lo son y que no dejan de ser curiosas.
La vecina localidad de Torralba de Calatrava este año si sabrá cuando es su día, pues este año "toca", ¿que quiero decir con esto?, pues que hablamos de una hermandad singular, o de una diócesis singular o de unos nuevos estatutos marco, singulares, donde como otras veces hemos comentado, cada uno hace de su capa un sayo.

Pues bien, "toca" significa que San Juan no procesiona siempre, lo hace cada dos años, pero no por norma ni por tradición, simplemente por que no hay economía para cohetes,música, limoná y puñao, ¡que esto si que es tradición! y todos tan contentos.
¿alguien se imagina esto en la ciudad real cofrade?, donde cada movimiento es mirado milimetricamente, que no digo yo que no este mal, (lo de mirarnos digo) pero por favor, a todos por igual, que hay cosas que claman al cielo, y esta es una de ellas, que la devoción y veneración no sea fruto de la juerga y si no hay hermandad, pues habrá que plantearse revitalizarla y si no hay que sacar al santo, se deja en casa, hasta que tenga un suficiente número de hermanos, pero esto es un poco subrealista.
En fin este año a disfrutarlo, que hay música y cohetes.... pero seamos coherentes con las hermandades y cofradías, todos por igual, pues no está bien que a unas se les consienta todo, todo, todo y otras... estén siempre en el ojo del huracán simplemente por tratar de hacer las cosas bien.

martes, 21 de junio de 2011

Hoy es San Luis Gonzaga


Hoy celebramos el día de los Luises, ¿no? felicidades a todos, bueno a casi todos, pero en especial, a mi cuñao Luisma y su hijo y sobrino de servidor de ustedes, Luisete.


San Luis Gonzaga nacio en Lombardía , 9 de marzo de 1568 y murió enRoma un día como hoy de 1591. Jesuita italiano fue beatificado por Paulo V en 1605, y canonizado el 13 de diciembre de 1726 por Benedicto XIII, quien lo declaró patrono de la juventud, título confirmado por Pío XI el 13 de junio de 1926.

Primogénito de Ferrante Gonzaga, marqués de Castiglione, quien en 1566, estando al servicio del rey español Felipe II, se casó en la capilla del Real Alcázar de Madrid con Marta Tana de Santena, dama de la reina Isabel de Valois. Fue el primero de siete hijos y heredero del título.
Después de la batalla de Lepanto, don Ferrante recibió el encargo de preparar 3.000 infantes para la empresa de Túnez, y se trasladó a Castelmagiore con su hijo Luis que, durante cuatro o cinco años, vivió entre los soldados. Cuando en 1573 su padre se embarcó para África, Luis regresó a Castiglione, donde, con su madre y sus hermanos, vivió una vida de intensa piedad. La peste de 1576, impulsó a su padre a llevar a sus dos hijos mayores, Luis y Rodolfo, a Florencia, cuyo gran duque Francisco de Médicis, había sido compañero suyo en Madrid. 


En 1581, su padre se trasladó a Madrid como parte del séquito de la ex emperatriz María de Habsburgo, hija de Carlos I y viuda de Maximiliano II; Luis y Rodolfo serían pajes del príncipe don Diego, heredero de Felipe II.
Estudió letras, ciencias y filosofía, leyó textos religiosos que le hicieron tomar la decisión de entrar en la Compañía de Jesús. Los esfuerzos de su padre por retenerlo, confiándole delicados asuntos de su familia en Lombardía, no consiguieron nada. El 2 de noviembre de 1583, en el palacio de los Gonzaga de Mantua, cedió a su hermano Rodolfo todos sus derechos como primogénito, añadiendo: «¿Quién de los dos es más feliz?; ciertamente, yo». 

El 25 del mismo mes entraba en el noviciado jesuita de Roma. Siguieron luego los estudios de filosofía y teología. En 1587 recibió las órdenes menores.
En 1590-1591 la peste hizo estragos en Roma, causando miles de muertes entre ellas la de los papas Sixto V, Urbano VII y Gregorio XIV. Luis atendió con heroísmo a los apestados en S. Giacomo degli Incurabili, en San Juan de Letrán, en S. María de la Consolación, y en el hospital improvisado junto a la iglesia del Gesú, donde contrajo la enfermedad. Así moría a los 23 años, tras una vida rica en experiencias. Reconocía que «el Señor le había dado un gran fervor en ayudar a los pobres», y añadía: «cuando uno tiene que vivir pocos años, Dios lo incita más a emprender tales acciones».



Pues parece ser que viene.

Todos tenemos nuestro vicios inonfesables. Yo tengo uno: soy fiel seguidor de José Tomás. Lo sé, todos tenemos nuestras cosas y aunque no es santo de la devoción de todos los aficionados, para mí es el jefe.

Leía esta mañana en mundo toro que el apoderado de José Tomás, Salvador Boix  ha desvelado que el diestro de Galapagar no acudirá a plazas regidas por los Cohopera. Salvo Valencia, Bayona y Huelva, es muy problable que acuda a Ciudad Real, Valladolid o Nimes.

Si es así y también viene Morante, podremos disfrutar de una interesante feria.

Somos lo que somos, y además debemos sentirnos orgullosos


Hace varios días que estamos oyendo que el Club Balonmano Ciudad Real se marcha a Madrid ya que en nuestra provincia no hay empresas que puedan colaborar, a través de sponsors, con el mantenimiento del equipo. Hay muchas personas que se han sorprendido ante la noticia. Otros la teníamos perfectamente asumida y éramos conscientes que ese megaclub de balonmano no era más que otra empresea de un señor que generaba bastante capital con su labor empresarial, valga la redundancia. El balonmano era un gigante con pies de barro.
Y es que los que amamos nuestra ciudad somos conscientes de lo que somos. Por gracia o por desgracia, somos una pequeña capital de provincia con 78.000 habitantes censados, de los cuales casi la mitad no son nacidos en Ciudad Real. Esta población es mayoritariamente funcionaria, coon un nivela adquisitivo medio y además con poco apego a las tradiciones y actividades de la ciudad. Si a esa tradición de escasa demografía, le unimos la tradición de falta de tejido empresarial, tenemos el resultado: Ciudad Real.
Es imposible que Ciudad Real tuviera ese macro equipo. Ha sido un bello sueño de una noche de verano, que antes o después tendría que terminar. Y estamos a punto de despertar. Por eso somos lo que somos y no podemos pretender ser más de lo que hay. A pesar de ello debemos sentirnos orgullosos de ser ciudadrealeños, con balonmano o si balonmano. Debemos estar orgullosos de nuestro pueblo y nuestras gentes sin pretender convertirnos en una gran capital de provincia cuando nunca lo seremos. Debemos ser eso, una pequeña ciudad con un nivel de vida extraordinario, con una seguridad ciudadana fuera de lo normal y con una vecindad y cercanía que ya quisieran tener por otros lares.

sábado, 18 de junio de 2011

Amigo Pajarón, ¿qué te voy a decir yo?


Francisco de Asís Pajarón Hornero. ¿Qué puedo yo decir de la persona que responde al nombre anteriormente citado? Muchas cosas, evidentemente, mas las voy a condensar en pocas palabras. Mi amigo Fran, Pajarón para los amigos es de esas personas que quieres de verdad, a la que le tienes un especial cariño. No es que seamos íntimos amigos y hayamos tenido largas veladas entre bebidas espirituosas de diferente calibre y graduación, como es habitual entre la gente que se conoce desde la adolescencia. Pero puedo presumir que con Fran he mantenido conversaciones profundas, de las serias, sobre muchas cosas, desde política (es otra  de las cosas que nos une), a los males que acucian a nuestra ciudad y cómo no, sobre Cofradías. 

Fran es de esos cofrades que sabe de lo que va el tema. Fran es de esos cofrades cuya Semana Santa no se centra en los días anteriores a la Semana Santa. Fran es un cofrade de los buenos, de todos los días del año. Aparte de sentirme orgulloso de que sea cofrade de las Penas, hemos compartido la satisfacción de poder acompañar al Señor de las Penas muchos años ya. Hemos compartido la alegría y la satisfacción de haber compartido Estación de Penitencia, y eso para el que escribe, es algo muy grande, muy importante en mi vida. Y hemos compartido la tristeza y la insatisfacción de la sustitución de la Imagen del Señor, obra de nuestro amigo en común, Luisfer Ramírez Mata.


Mañana son las elecciones de la Hermandad de la Coronación de Espinas. La Ciudad Real cofrade tiene mañana la oportunidad de contar entre sus dirigentes  con una buena persona, con un cofrade preparado e íntegro y que seguro nos dará muchas ideas. Estoy seguro que con su trabajo constante e incondicional para nuestra Semana Santa, convertirá a la Cofradía de la Coronación de Espinas en un referente de la Semana Santa ciudadrealeña.

Desde la Plazuela, amigo Fran, todo nuestro apoyo y ánimo.

jueves, 16 de junio de 2011

Mucho ánimo hermano


Nuestro amigo  y en hermano en Cristo, Víctor Bastante, ha sido ingresado. Hoy se le opera de un problema en el pie. Tus hermanos de las Penas y amigos del blog te deseamos lo mejor. Qué tengas una buena recuperación y que pronto te veamos otra vez por la Casa Hermandad, disfrutando de esos ratos de los viernes que tanto nos gustan.

Un fuerte abrazo amigo.

miércoles, 15 de junio de 2011

¿Y si nos inventamos la historia?



Un dicho popular dice que la ignorancia es atrevida. La ignorancia cuando responde a carencias educativas y de formación tiene su excusa, pero cuando los equívocos son a propósito, no está bien. No pretendo con este artículo en el blog crear un malentendido con la citada Hermandad. Al contrario, quiero que este comentario sirva para ilustrar a tan respetable senado y si le parece bien corrijan este pequeño error.

Bajo el bello altar del Cristo orando en el Huerto sito en la no menos hermosa ermita de la Virgen de Alarcos, nos encontramos una placa que responde a la fotografía que ilustra esta entrada. En ella se afirma abiertamente que esta Hermandad se funda en 1599. Esto no es cierto. Si no existieran fuentes, si no se hubiera escrito nada acerca de nuestra Semana Santa, hasta nos podríamos creer aquella fábula que el Cristo del Huerto era de la Parroquia de Santiago, pero como un año llovió y se resguardó en San Pedro, allí se quedó No. Ahora hay estudios, datos y descubrimiento de fuentes que nos dicen que esta Hermandad se funda en 1688, por tanto 89 años después de la antigüedad que los señores que mandaron realizar la citada placa pretenden otorgarse.

Y se funda esta Hermandad, porque del Santo Crucifijo de San Pedro, propietaria de aquel Paso, ni tenía caudales, ni hombres esforzados para llevar tantos pasos en la procesión de la madrugada del Viernes Santo (salían a las cinco de la mañana). Incluso en la web oficial, puede leerse. “Sus orígenes se remontan al año de Nuestro Señor de 1688, cuando varios eclesiásticos y devotos se juntaron para fundar la Hermandad del "Señor Orando en el Huerto a su eterno Padre", para sacar este misterio en procesión y redactar las constituciones por las que se gobernarse”.

Evidentemente es cierto que procesionó en 1599, pues así se puede constatar en el Primer Libro de Asientos de la Hermandad del Santo Crucifijo de San Pedro, más concretamente en su página, 6:
“En la muy noble y leal ciudad de ciudad Real a 4 dias del mes de abril de mil E quinientos y nouenta y nueve años se jntaron y Congregaron los hermanos y cofades desta sancta cofradía Del sancto Crussifixo en la iglesia del señor San pedro dela dicha ciudad y en su sacristía A tratar cosas tocantes al seruiçio de dios Nuestro señor desta sancta cofradía y juntados (borrón) [dije] ron que convenia queel viernes sancto se convide a un predicador para que haga un sermon de la muerte y passion de Cristo en siendo de dia (borrón) y acauado el sermon salgan (borrón) en procesion con las insignias que están comedidas a los oficiales que las dichas insignias que de termino el Cabildo sean de sacar. son Adoracion (borrón) [en el] guerto y christo crucificado con san Juan y nuestra señora a su lado delante del qual an de yr doce hachas encendidas que an de lleuar doce cofrades con sus túnicas moradas cuio abyto ade ser para siempre jamás de las procesiones desta dicha cofradia para cada un año para siempre jamás […]”

Ahora, que se afirme que se funda en 1599 es totalmente incierto. La Cofradía del Santo Crucifijo de San Pedro tuvo un gran esplendor hasta mediados del XVII, cuando dejó de ser Prioste don Cristóbal Rodríguez de Sotomayor, notario público de la ciudad. A partir de ese momento la Hermandad cae en decadencia, llegando a ceder el Paso de Jesús con la Cruz a cuestas, a la Cofradía de los Pajes de la Santa Cruz y el del Huerto a una Hermandad recién fundada. De este modo, después de procesionar doce pasos en 1653, (el Niño Jesús, la Oración en el Huerto,  Jesús con la cruz a cuestas, Flagelación, Coronación, Ecce Homo, Cruz de las Toallas, Cristo de Alonso de Sevilla, Cristo de los Entierros, Cristo de Canillas, Santo Cristo de la Caridad y el Santo Crucifijo), a finales del XVII sólo procesionó al Niño Jesús, la Coronación de Espinas y el Santo Crucifijo Este es el origen de la Procesión de la Parroquia de San Pedro, que desde 1599, se viene realizando ininterrumpidamente.

Con este breve artículo, quiero dejar constancia, porque así lo estamos trabajando durante varios años, que la Hermandad del Santo Crucifijo, hoy del Cristo del Perdón de y de las Aguas es la Madre de todas las que procesionan ese día (a excepción del Encuentro y Misericodia). Repito, es el germen de la procesión actual. Si bien la Oración en el Huerto es uno de los Misterios más antiguos, no se puede afirmar y publicar algo que no cierto, donde muchas personas lo pueden ver. Por eso sería interesante y para ser fieles a la verdad, no sólo para los ciudadrealeños, sino para tantos y tantos visitantes que vienen de todas partes del mundo a visitar Alarcos, cambiar la placa y poner que se funda en 1688, aunque ya  procesionaba el Paso la Hermandad del Santo Crucifijo de San Pedro.