domingo, 21 de agosto de 2011

Segunda de abono. Víctor Puerto, José Tomás y César Jiménez




En una tarde extraordinaria de toros pudimos asistir a la segunda de abono. Se cumplió el dicho tarde de expectación, tarde de decepción, porque salvo el primer toro de José Tomás y el lote de César Jiménez, los otros cornúpetas no valían ni para carne. Evidentemente, como el primer toro se partió la pata izquierda, nunca sabremos cómo hubiera sido. En fin, una tarde para recordarla, con un ambiente extraordinario en los tendidos, lleno a reventar, como nunca he visto.





Vícor Puerto en lo poquito que pudimos ver, pudimos comprobar que ha madurado mucho. Recibió a su primero con unas bellas verónicas y remató el tercio con una gran media verónica. En su segundo toro demostró pundonor y ganas, pero como el astado era un manso que sólo buscaba la querencia, tuvo que realizar una faena descompuesta en las tablas. No obstante pudimos ver una tanda con la mano derecha bastante interesante. Por todo, por ganas, pundonor y categoría, desde la Plazuela damos la enhorabuea a nuestro paisano.















Del maestro de maestros, José Tomás, podemos decir mucho y poco a la vez. Es hasta ahora, la decepción de la Feria, pues su segundo fue un manso, un buey, un animal sin nobleza, sin fijación...vamos un animal que deambuló como pudo y al cual, el Jefe, no le pudo sacar nada.

En su primer toro pudimos ver lo que atesora este matador. Clase, toreo vertical y de verdad. Recibió al toro con una tanda de bellas verónicas y en la faena demostró con un todo de poca clase, el manejo de la muleta con ambas manos. Mató a la segunda, con una estocada en lo alto. Una oreja para el de Galapagar con vuelta al ruedo incluída.

Y de César Jiménez, que va para triunfador de la Feria, podemos afirmar que será una de las grandes figuras en pocos años, si mantiene el gran nivel de esta temporada. Otro torero artista, vertical, fino y elegante.Demostró en CIudad Real lo que muchos de sus aficionados esperábamos.Mereidas orejas con dos faenas muy buenas y excelentes estocadas. Merecida puerta grande a esta figura en ciernes.






Y aunque muchos han dicho que ha sido mala corrida, buena tampoco, sí pudimos ver cosas de calidad, de alto toreo y para paladares exquisitos. Esperemos que esta tarde, en la que veremos a Fernando Tendero en sustitución de Cayetano, veamos otra gran tarde de toros. Por cierto, de la de rejones de ayer, no voy a comentar nada.

1 comentario:

Paco dijo...

Amigo Paco, al final, seguidores de Jose Tomás y morantistas, nos hemos quedado con la miel en los labios, como siempre en Ciudad Real, gracias a los toros que nos meten.

Un fuerte abrazo, y el año que viene más.