viernes, 29 de abril de 2011

Pues va a ser verdad que lleva razón...

Publicado en el Diario Lanza el pasado Martes Santo.

1 comentario:

Perchelero dijo...

Empieza a ser evidente que estaciones de penitencia como la del Martes Santo, es donde de verdad se llega (y de que manera)al interior del que esta viendo pasar esa conjunción perfecta de nazarenos, insignias, acolitos, música, paso, capataces, sacerdote y monaguillos. Ademas son procesiones que no te cansas de ver pasar una y otra vez, porque cada vez que te vas a un rincón diferente a verlas pasar, descubres un detalle nuevo, tienes una perspectiva diferente o una conjuncion de matices que van más allá de lo puramente estetico. Benditas hermandades de silencio.