miércoles, 27 de abril de 2011

Meditaciones y reflexiones trras una húmeda Semana Santa

Han pasado varios días y aún no había escrito nada sobre la Semana Santa de este año. Y es que mi espíritu cofrade ha necesitado varios días para asimilar que no hemos tenido cofradías en la calle y que otras han tenido que terminar sus procesiones corriendo porque el cielo no dejó de llorar lágrimas, que si para otras cosas es alegría, para nosotros, los cofrades, es símbolo de tristeza.

Como decía. Varios días han tenido que pasar para poner en orden la multitud de ideas y sensaciones vividas estos últimos días.


El Domingo de Ramos no podía hacernos presagiar lo que vendría días después. El Domingo de Palmas fue radiante, esplendoroso, luminoso y cálido. Gran día para cofradías y cofrades.


Un Domingo de Ramos hermoso, desde la salida de Jesús entrando en Jerusalén, hasta  la  entrada de Jesús  Cautivo en la Parroquia de los Ángeles, pasando por la Merced, donde Cristo era coronado de espinas. De esa tarde me quedo con la interpretación de la marcha "A mi Señor de las Penas", en la revirá de la Merced con Toledo del Paso del Prendimiento.



El Lunes Santo empezó a ponerse muy feo cuando se iniciaba el ocaso del astro rey. Nubarrones y alguna llovizna débil presagiaban que el Martes Santo iba a ser un día cuanto menos complicado, como así lo fue. 
El día grande de nuestra Hermandad amaneció negro y así permaneció toda la tarde, mas sin caer una gota. 


Nuestra Cofradía decidió echarse a la calle y a eso de las 23:00 comenzó a chispear. No obstante, como la cantidad de agua era mínima decidimos continuar para concluir con la Estación de Penitencia, como así ocurrió sin tener que lamentar ninguna pérdida del patrimonio. Todo acabó bien, tal y como deseábamos todos.

 No obstante el Martes Santo nos dejó alguna imagen para el recuerdo y para el análisis más profundo.

El Miércoles Santo amaneció con ganas de Cofradías, pero a eso de las 19:00 el cielo volvió a abrirse y vertió la lluvia a cántaros. Tremendo el tormetón que cayó durante diez minutos. No obstante, la Cofradía de la Flagelación acertó al salir 45 minutos después y pudimos disfrutar de una gran Cofradía hasta que la lluvia volvió a demostrar que el cielo no tenía este año ganas de Semana Santa. Tristeza en las caras de cofrades y espectadores cuando los Pasos tuvieron que marchar rápidamente al Guardapasos. Triste final para un Miércoles Santo esperado por todos.

A las 03:00 de la mañana del Jueves Santo tampoco pudo salir la Hermandad del Silencio. Gris y negro día del Amor Fraterno con granizada incluída a las seis de la tarde. Las Cofradías de Santiago tampoco pudieron procesionar, al igual que Jesús Nazareno.


El Viernes Santo, es posiblemente el Viernes Santo más desolador que yo haya conocido. Se sabía horas antes que las previsiones serían terribles para ese día. Si no llovió ninguna mañana de los días de la Semana Santa, esta mañana de Viernes Santo estuvo pasada por agua. Como dijo un artista:" manda...".

 La tarde continuó de la misma manera, así que nada a escuchar a la agrupación en La Merced y a reponer fuerzas con una cervecita y una tapa de vigilia....

El Sábado de Gloria era uno de los días esperados por este que escribe. Estaba deseoso de contemplar el nuevo palio de la Virgen de la Soledad. Y gracias al tiempo y a la valentía de esta Hermandad pudimos disfrutar, ya no sólo del palio, sino de una cofradía entera que en dos años ha cambiado su fisonomía radicalmente y para bien. Ese es el camino. Bellísimo el palio, una cucada, como dice un amiguete de la Plazuela. La sublimidad de la Semana Santa resumida en el Palio de la Soledad. Enhorabuena.


Para terminar de lo visto y vivido esta Semana Santa me quedo con lo dicho anteriormente y:
- El andar del Paso de Palio de la Virgen de los Dolores, así como la conjunción cuadrilla y banda, el pasado Viernes de Dolores.
- El Martes Santo en el Carmelo Bendito.
- El palio de la Virgen del Consuelo.
- El nuevo paso de Jesús Nazareno
- La nueva estética (por fin) del Paso de la Virgen de la Misericordia.

Y cómo no, los ratos junto a mi mujer y mi Carmelilla viendo las Cofradías que pudieron salir a la calle. Ojalá y el año que viene podamos vivir y sentir una Semana Santa completa.

Fotografías: www.ciudad-real.es; www.eldiadeciudadreal.com y www.misericordia-ciudadreal.blogspot.com

No hay comentarios: