sábado, 12 de marzo de 2011

Cuaresma, un camino por recorrer

fotografía: Carmelo Rodriguez

Nuestra cofradía, como cualquier comunidad humana, necesita saber que su valor no es absoluto, sino muy relativo. Venimos del polvo y al polvo hemos de volver. Es bueno pedir la gracia de dar importancia únicamente a lo que de verdad la tiene: el amor.

La ceniza que recibiamos el pasado miércoles es un signo de la debilidad, de la humilde falta de orgullo. El fuego puede ser poderoso, la ceniza, es el colmo de la humildad. No puede ni darse importancia. por eso al imponerla sobre nuestras cabezas, podemos significar nuestra propia condición humilde y pedir el cambio del corazón y la alegría serena. Podemos convertirnos y creer en el Evangelio.

Desde el pasado miércoles y hasta la Gran Semana de los cristianos recorreremos ese camino abrupto e incierto haciendonos eco de la pasión de Nuestro Señor para gozosos despues celebrarlo en la Pascua de Reurrección.

No hay comentarios: