domingo, 20 de febrero de 2011

Suspenso a la organización de la Exposición de la JMJ de Ciudad Real

O lo que es lo mismo, con la puerta en las narices, pues o bien no entendimos o no se nos explicó, aunque no fuimos los únicos, ya que varias personas que nos acercamos en una noche de lluvia con la ilusión de contemplar la maravillosa exposición que nos consta se había preparado, pues" donde dije digo, digo Diego" y no pudimos tener acceso a la misma, sí triste, pero cierto, pero si ayer se nos comunicaba lo contrario vía telefónica desde la organización, hoy necesitábamos "cita previa"
Pensábamos que esta exposición era un instrumento más de evangelización, lo triste, es que solo para unos pocos, pues no se tuvo en cuenta el que un grupo de 15 personas, llegadas de Cordoba, pudieran disfrutar de la misma, con el venga usted mañana o mejor en el último pase, cuando dicho grupo volvería dicha noche a su lugar de origen y uno de los grupos que realizó su entrada lo hizo con tan solo 9 personas.
Por lo tanto no tenemos más remedio que suspender a la organización del evento, que no ha sabido organizar algo que desde el primer momento le fue quedando grande, y lo triste es la imagen que se da siempre hacia fuera, pero nosotros no vimos la exposición. por la tanto los objetivos de la misma han estado fuera de las expectativas que se esperaban y es que una gran exposición sin coordinación es algo que da muy mala imagen.

3 comentarios:

Misa Tradicional dijo...

Siempre fomentando SU Iglesia, los de su cuerda, restringiendo a los demás. Es una pena. ABRID DE PAR EN PAR LAS PUERTAS A CRISTO! MENOS PASES Y TONTERÍAS....De por sí que estos eventos no mueven masa hacen pases privados...

Miguel dijo...

¿Así que después de verte no pudistéis entrar? Si esto pasa en el ámbito cofrade, excomunión por lo menos... de todas formas Juan Carlos, la exposición estaba muy trabajada, y eso es digno de alabar, pero era tan "moderna" que puff... tampoco se perdieron nada los de Córdoba...

Felix Ruiz dijo...

Si el problema de todo esto no es ya que la exposición estuviera mejor o peor, que seguro que estaba muy bien, sino que los amigos de La Paz de Córdoba que vinieron ex profeso para asistir al ensayo de la Agrupación de Santo Tomás, podrían haberse llevado una idea buena y una agradable impresión de lo que se cuece en nuestros lares, y en lugar de eso se llevan una mala impresión aunque eso si, se llevan exactamente lo que se cuece en nuestros lares: mala praxis de nuestros dirigentes eclesiásticos.