jueves, 3 de febrero de 2011

Hoy es San Blas


Hoy celebramos a San Blas, el último del ciclo de los Santos Viejos.  En Ciudad Real es otra de las devociones con más arraigo, pues desde el medievo se celebra este santo. No en vano existió en Ciudad Real un hospitalillo de San Blas en la calle de los Ballesteros, actual General Rey. Este hospitalillo muy modesto debió de dejar de usarse a finales del siglo XVII pasando la devoción a la vecina parroquia de San Blas, de ahí que continúe su Imagen en dicha Parroquia. Por eso y aunque el santo carezca de Cofradía, esta tarde a las 17:30, la feligresía de San Pedro, sacará en procesión a San Blas, por las calles de la collación rodeado de una muchachada festiva.

Estandarte de la procesión de CIudad Real llevado por otro gran cofrade, Carlo Vela

Según la tradición, Blas de Sebaste era conocido por su don de curación milagrosa, que aplicaba tanto a personas como a animales. Salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Este sería el origen de la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta el 3 de febrero.
Se le acercaban también animales enfermos para que les curase, pero en cambio no le molestaban durante su tiempo de oración.

 Reliquia de San Bñas que se da a besar en la Parroquia de San Pedro, al término de la procesión

Cuando llegó a Sebaste la persecución de Agrícola (gobernador de Capadocia) contra los cristianos (la última persecución romana), sus cazadores fueron a buscar animales para los juegos de la arena en el bosque de Argeus y encontraron muchos de ellos esperando fuera de la cueva de san Blas. Allí encontraron a Blas en oración y le detuvieron.
Agrícola trató sin éxito de hacerle renegar de su fe. En la prisión, Blas sanó a algunos prisioneros. Entonces el gobernador le mandó matar y fue tirado a un lago. Pero Blas, de pie sobre la superficie (como el milagro atribuido también a Jesucristo), invitó a sus perseguidores a caminar sobre las aguas y así demostrar el poder de sus dioses. Pero todos se ahogaron. Cuando volvió a tierra (por orden de un ángel), fue torturado (colgado de un poste y lacerado con rastrillos de arar) y finalmente decapitado.
Su culto se extendió pronto por toda la iglesia. Es costumbre popular invocarle particularmente para remediar afecciones de la garganta.
San Blas es otro santo refranero:
  • «Por san Blas la cigüeña verás, y si no la vieres: año de nieves». Hace referencia a la llegada de las cigüeñas a España a principios de febrero (excepto en años muy fríos).
  • «Por san Blas, hora y media más». Se refiere a que por estas fechas, tras casi mes y medio de invierno, el día es ya algo más largo.
Es patrón de multitud de lugares de España. De este modo es copatrono, junto a San Bernardo, de un pueblo de la provincia de Ciudad Real, dentro de Sierra Madrona, del cual es originaria mi abuela: Hinojosas de Calatrava. 

No hay comentarios: