domingo, 19 de diciembre de 2010

La Campaña de Navidad en la Prensa


Las Penas  capta alimentos para el reparto conventual


Los jóvenes estuvieron muy activos en las mesas petitorias que ayer estaban en la plaza del Carmen y la plazuela de la Merced

DIEGO FARTO / la tribuna de CIUDAD REAL
La cercanía de la Navidad estimula el lanzamiento de campañas de solidaridad con las familias más necesitadas y como ejemplo vale el de las cofradías de Semana Santa, que en estos días instalan mesas petitorias ante sus templos de referencia.
Ayer estaban programadas campañas de este tipo por parte de las hermandades de Jesús de las Penas ante el convento del Carmen y de Nuestra Señora de las Angustias ante la iglesia de La Merced. En este tipo de actividad tienen un gran protagonismo los grupos jóvenes, que suelen ser quienes lanzan este tipo de iniciativas.
En la pequeña explanada que hay ante la fachada principal del convento carmelita había ayer un importante número de jóvenes que conversaban y bromeaban mientras hay un goteo constante de personas que llevan bolsas llenas de alimentos, ropas, y juguetes, elementos fundamentales de la solidaridad navideña y, en menor medida, dinero.
A todos los que llegaban con su óbolo, material o dinerario, se les ofrecía una copita de vino y algún dulce, que ayudaba a compensar el frío de una mañana que amenazaba lluvia.
El hermano mayor de las Penas, Francisco José Turrillo, explicó que la cofradía contaba ayer con unas treinta personas dispuestas a atender a los donantes en diversos turnos, una lista que encabezaban los componentes de la Junta de Gobierno, los integrantes del grupo joven y otros hermanos que se fueron acercando a lo largo de la mañana en función de sus posibilidades.
Esta cofradía lleva ya cuatro años desarrollando esta actividad, de modo que su propuesta solidaria ya es conocida por los vecinos del barrio del Carmen y la afluencia a lo largo de la mañana es nutrida.
El siguiente paso es luego el reparto, que en función de los materiales que se trate, tienen varios destinatarios. Turrillo explica que, por una parte, las aportaciones en alimentos y ropa se llevan al convento de las Hermanas de la Cruz, mientras que los juguetes van a la parroquia de San Pablo y el dinero a Cáritas y las religiosas carmelitas.

No hay comentarios: