miércoles, 6 de octubre de 2010

Así están las cosas...

Pintada en la Capilla de Monte Sion de Sevilla

Hace unos meses un personaje que se autoproclamaba hijo de Dios tuvo la brillante idea de acercarse a la Basílica de Jesús del Gran Poder a asestarle un  trompazo a la citada Imagen. Efectivamente, como en España no pasa nada, si se agrede a los símbolos más sagrados de España no pasa nada. Así que este caballerete se fue de rositas. Y tomando el ejemplo del citado tarado, otros tarados del estilo, han vuelto a las andadas. En Almería, la semana pasada mutilaron un dedo del Señor de las Penas; en Dos Hermanas pintarrajearon la puerta de la Casa Hermandad de la Oración en el Huerto...

Yo me pregunto una cosa, ¿no existe en España libertad religiosa? ¿por qué las autoridades no se ponen serios de verdad con estos fantoches? Los católicos debemos decir basta y ponernos serios porque la cosa se está empezando a poner muy fea y no queremos, repito queremos volver a historias del pasado. Así que amparándonos en el Estado de Derecho, por favor, que paren estas barbaries y si continúan en ese empeño, que la Justicia tome cartas en el asunto.

Os dejamos otras "simpaticas" pintadas de estos personajillos...


Pintada en el Convento carmelita del Santo Ángel de Sevilla

Pintada en la Capilla de San Andrés (los Panaderos) de Sevilla

No hay comentarios: