viernes, 17 de septiembre de 2010

Madre María Purísima de la Cruz

La Plazuela del Carmen con Madre María Purísima
desde nuestra humilde plazuela felicitamos por la nueva Beata a tan entrañable compañía como son "Las Hermanas de la Cruz" y mañana sábado nos uniremos en oración cuando repique campanas de gloria por esta humilde mujer, que supo ser de nuestro tiempo, de María, de Dios y ahora desde el cielo nos protegerá acompañada de Santa Angela.
Felicidades a todas y especialmente a las que cada día cruzan la plaza de Santiago de nuestra ciudad para cuidar a los enfermos y desvalidos, a las que oran día y noche por nosotros y a todas las que con su ejemplo de vida nos hacen ver en medio del mundo que el cielo también existe en nuestra ciudad y gracias a ellas Jesús está un poquito más cerca.

Madre María de la Purísima de la Cruz, (en el siglo: María Isabel Salvat Romero) nació en Madrid el 20 de Febrero de 1926 en la calle Claudio Coello nº 25, en el seno de una distinguida familia de alto nivel social. Fue bautizada en la Parroquia de la Concepción, en la calle Goya de Madrid. El día 8 de diciembre de 1944, cuando contaba 18 años, ingresó en la Compañía de la Cruz. Tomó los hábitos en 1945, profesó temporalmente en 1947 e hizo los votos perpetuos en 1952. Culta y distinguida hablaba tres idiomas, francés, inglés e italiano y debido a su piedad, no extrañó a la familia su decisión de ser hermana de la Cruz.

Fiel seguidora de Santa Ángela y observadora intachable de las reglas del Instituto, mantuvo intacto el carisma fundacional. Fue elegida Madre general de la Compañía de la Cruz el 11 de Febrero de 1977, pero antes fue superiora de las casas de Estepa y Villanueva del Río y Minas, maestra de novicias y consejera generalicia.

Austera y pobre para sí misma -«De lo poco, poco», solía decir- hacía vivir a las hermanas el espíritu del Instituto en la fidelidad a las casas pequeñas y se entregó a todos los que la necesitaban, especialmente a las niñas de los internados. También los pobres y enfermos ocupaban un lugar privilegiado en su corazón. Así atendía con verdadero cariño a las ancianas enfermas de las «cuevas» de Villanueva del Río y Minas, cuando estuvo allí de superiora. Diariamente por la mañana iba hasta las «cuevas» para atenderlas: las lavaba, les hacía la comida, les lavaba la ropa. Y siempre se reservaba los trabajos más duros y penosos.

Gobernó la Compañía con incansable celo y gigante espíritu de Hermana de la Cruz. Su ideal fue hacer vida el carisma de la Santa Madre Fundadora y con su vida sencilla, humilde y llena de fe, supo dar ejemplo. Fue fiel seguidora de su obra, y ha dejado en el corazón de todas sus hijas deseos ardientes de imitar su amor a Dios y a su Santo Instituto. Falleció el día 31 de octubre de 1998.



A partir de mañana Sábado será Beatificada en el Estadio Olímpico de la capital Hispalense ante miles de sevillanos y devotos llegados de toda España, la Eucaristía será concelebrada por Cardenales, Obispos, sacerdotes, diáconos, etc y por la máxima representación mariana de la iconografía Española, como no podía ser de otra manera la Esperanza Macarena, que se desplazará hasta el altar de la celebración en una madruga improvisada, a las tres de la mañana dejara su emblemático barrio en rosario de la aurora para ser entronizada a los ocho del amanecer del 19 de Septiembre para presidir tan solemne acto.

fuente: página oficial Madre Purísima, Arte Sacro

No hay comentarios: