viernes, 13 de agosto de 2010

Las Tres Imágenes de la Virgen del Prado


La antigua imagen sedente de madera “probablemente de encina”, fue mutilada delante desde las rodillas para poder vestirla, como era costumbre en la época, alrededor del año 1500. Por ello los brazos eran postizos, cubiertos con largas mangas como se aprecia en los antiguos grabados. Llevaba sobre la cabeza una toca de encaje y una gorguera a juego. Se cubría con jubones de ricas telas y desde la cintura, unas gruesas almohadillas rellenas de lana, permitían la colocación de los mantos.

La cara de la virgen era muy morena, de óvalo agraciado y dulce expresión; igualmente la del niño, que parece que sufrió alguna transformación posterior, la venerada imagen, ante la cual rezaron nuestros antepasados por espacio de nueve siglos, fue destruida al comienzo de la guerra civil en 1936.
Cuando terminó la contienda correspondía el turno de hermano mayor de la Iltre. Hdad de Ntra. Sra. Del Prado, al celebre pintor manchego Carlos Vázquez, -primer artista pensionado por la diputación en Roma en 1890- que se ofreció a llevar a efecto la creación de una nueva imagen. Fue tallada en Barcelona por el escultor catalán Vicente Navarro, siendo policromada por el citado pintor.

Esta nueva imagen hizo su entrada en la ciudad el día 1 de Junio de 1940, para su recepción se levanto provisionalmente una ermita en las cercanías de la puerta de Toledo, bendecida por el Nuncio de S.S., fue acompañada por el clero, autoridades y numerosísimos fieles hasta la plaza y allí recibida por el Alcalde de la ciudad y el Hermano Mayor de la Ilustre Hermandad. El barítono manchego Marcos Redondo, cantó una plegaria y seguidamente entre el clamor popular, hacia la media noche, se traslado solemnemente hasta su camarín.

Diez años después, la carcoma daño parte de la imagen, lo que obligó a retirarla del culto. (la cabeza y el Niño se conservan en sendas vitrinas en la sacristía del camarín).

Se confió la talla de la tercera imagen a los escultores valencianos Rausell y Llorens, autores posteriormente de las imágenes del retablo de la Catedral, destruidas también en guerra y que fueron donadas por el entonces gobernador civil Sr. Roldán Losada.

La imagen actual es una preciosa talla de madera policromada de bellos rasgos, en actitud oferente. El Niño se muestra apoyado sobre los brazos de la virgen, se revisten de acuerdo con la tradición.

El día 5 de abril de 1950 fue bendecida la nueva imagen por el entonces obispo prior D. Emeterio Echevarría Barrena y desde esa fecha preside el Altar Mayor de la Catedral .

Ha sido restaurada en dos ocasiones, la primera por las MM. Mínimas del Monasterio de Ntra Sra. De la Victoria de Daimiel (1990) y posteriormente en la restauración total del retablo Mayor de la Catedral (2002)

(Algunos historiadores hablan de “una cuarta imagen” a la que se referirían las modificaciones efectuadas para vestirla a la usanza del siglo XVI, y que habria sustituido a la soterrada que halló Ramón Froilaz, y que, posiblemente, se deterioró por las condiciones de su hallazgo y posteriores traslados).
Fuente:cr-725/2008 a Santa María del Prado, patrona de Ciudad Real

No hay comentarios: