sábado, 14 de agosto de 2010

Las Procesiones de la Virgen del Prado


Se conservan datos curiosos sobre las procesiones de la Virgen, que en el siglo XVII se celebraban con varias comparsas de danzantes con alusiones bíblicas e históricas, al modo de la procesión del Corpus, celebrada con gran esplendor , y a la que acompañaba la imagen de la Virgen.

También en el archivo de la Merced, otros relativos al pleito entre las parroquias de San Pedro y Santa María del Prado, reclamando la primacía de una sobre otra para la celebración de diversos cultos”.

Hacia el año 1770, la ciudad sufre una gran despoblación por la continua emigración a América y la expulsión de los moriscos. Se busca dar auge a la vida ciudadana haciendo coincidir las fiestas patronales con la Feria. Esta actividad se desarrollaba en las calles Mercado, Feria y la Plaza Mayor, inmediatas a la parroquia de Santa María del Prado.

En 1780, fue trasladada la imagen desde su templo a otras iglesias por amenazar ruina la torre; primero estuvo depositada en la ermita de los Remedios y después en la parroquia de Santiago. En 1781, volvió a su templo entre el clamor popular.

A finales del siglo XIX, los cultos en la Catedral dedicados a la Stma. Virgen del Prado consistían en Misa Pontifical “ a gran orquesta y con numerosísimas voces” y por la tarde procesión por el Prado, con asistencia del clero de la ciudad y sus autoridades. Después de la procesión, en todas las parroquias , Misa solemne con sermón.

En un principio, la procesión de la Virgen se celebraba alrededor del paseo del Prado. El Obispo mártir D. Narciso Estenaga (beatificado el 28 de octubre de 2007) quiso que el culto y la devoción a la Virgen del Prado recogiera el ambiente popular y en 1924 autorizó su paso por las calles de la capital presidiendo el mismo año la consagración de la ciudad a la Virgen del Prado, desde el balcón del Ayuntamiento, en la festividad de la patrona; esta decisión supuso algunos conflictos con la Ilustre Hermandad y el Ayuntamiento, temiendo ambos que la precaria conservación de la Imagen y el deficiente estado de las calles del recorrido pudieran ocasionar problemas.

En 1929, Monseñor Estenaga instituyó que, concluidos los cultos en el templo, los fieles pudieran contemplar a la Virgen en la ventana del camarín; en ese mismo año se acuerda la Coronación Canónica de la Imagen que por distintas causas no se llevo a efecto hasta 1967.

En 1932, con la proclamación de la república, se prohibe la procesión por mandato gubernamental, pese a los deseos del pueblo congregado ante la Catedral, cuya Imagen no salió ya a la calle, permaneciendo en ella hasta su destrucción a finales de Julio de 1936.

La última salida extraordinaria fue con motivo del IX Centenario que se celebró en Mayo de 1988 ante la presencia de S.M. la Reina de España.
fuente:cr-725/2008 a Santa María del Prado, patrona de Ciudad Real

No hay comentarios: