domingo, 15 de agosto de 2010

Devociones a la Virgen del prado


La devoción a la Virgen del Prado aparece también en celebraciones solemnes en relación con la monarquía, empezando por las honras fúnebres por Isabel la Católica (1504) y siguiendo por las de la emperatriz Isabel (1539) cuyo discurso necrológico corrió a cargo de S. Juan de Ávila, y por las de María Bárbara de Braganza (1758) la segunda esposa de Fernando VII, así como en las de Carlos IV y María Luisa de Borbón (1819)

Igualmente en torno a la devoción a Santa María del Prado se realizaron las proclamaciones de los Reyes, desde Felipe II hasta Isabel II, que la visitó en su Camarín acompañada del rey consorte Francisco de Asís y de su hijo Alfonso, ofreciéndosele el diploma de Hermana Mayor de La Hermandad de La Virgen, a perpetuidad, para sí y sus sucesores.

También visitó la Catedral y oró en el Camarín, como Maestre de las Órdenes Militares, acompañado de nutrido séquito de caballeros, el rey Alfonso XIII.; de esta visita se conserva un bello grabado en la Sacristía nueva.

A finales de los años veinte del pasado siglo la celebración de su fiesta tenía estas características: Oficiaba el Señor Obispo Prior y la capilla de La Catedral interpretaba la misa de Perossi. Asistía bajo mazas la corporación Municipal, presidida por el Alcalde. A las doce de la mañana se procedía a un reparto de pan a los pobres.

En la procesión desfilaban todas las hermandades y Cofradías con banderas y estandartes y dos interminables filas de fieles.
Discurría así: Después de las cruces parroquiales de La Merced, san pedro y santiago, la Hermandad de la virgen del prado con su prioste, clero parroquial, beneficiados y el Excmo. Cabildo prioral, revestidos de capa. Seguía La Santísima Virgen en magnifica carroza, espléndidamente iluminada y vistiendo un riquísimo manto de tisú de plata bordado en oro. Daban guardia de honor a la Virgen una escuadra del Regimiento de Artillería de guarnición en Ciudad Real. Detrás de La Virgen iba el Sr. Obispo Prior revestido de pontifical, formaban la presidencia civil, el Alcalde, el coronel del regimiento, los tenientes de Alcalde. Detrás La Banda Municipal y continuación un piquete del regimiento de artillería. Al llegar al Ayuntamiento se detenía la carroza cara al público. La capilla de la Prioral entonaba una solemnísima salve, seguidamente se ponía en marcha la comitiva hacia La Catedral.

Estos hechos atestiguan que la devoción tradicional, referida a santa María del prado con expresiones y formas distintas, se mantiene en la Iglesia de Ciudad real en el transcurso de los siglos.

En los años 1973 y 1974, hallándose la Catedral en obras, la virgen se trasladó el día 9 de agosto a las parroquias de san pedro y santiago, acompañada de sus Hermandades, donde es acogida con gran devoción por los feligreses de ambas parroquias. Volvió a su camarín tras su procesión de La Octava.
fuente: cr-725/2008 a santa María del Prado, patrona de Ciudad Real

No hay comentarios: