domingo, 13 de junio de 2010

Felicidades a los Antonios




Hoy celebramos a San Antonio de Padua. Es este uno de esos santos castizos y populares del calendario. En Ciudad Real se celebraba antaño una tradicional verbena en San Pedro, donde se venera la imagen del popular santo franciscano. Era tradicional también que las novias antes de casarse echaran un alfiler al cepillo del santo para tener un buen matrimonio. También las mozas viejas le llevaban alfileres para ver si les salía un buen novio...

San Antonio de Padua (también venerado como San Antonio de Lisboa) fue teólogo, predicador y monje portugués. Nació en Lisboa el 15 de agosto de 1195, con el nombre de Fernando Martim de Bulhões e Taveira Azevedo, en el seno de una familia de la aristocracia descendiente del cruzado Godofredo de Bouillón, y murió en Padua el 13 de junio de 1231. Fue canonizado en 1232.



En el verano de 1220 cambió de orden y se hizo franciscano. En ese momento adoptó el nombre de Antonio en honor de san Antonio Abad a quien estaba dedicada la ermita franciscana en la que él residía. En la fiesta de Pentecostés de 1221 miles de frailes (Antonio entre ellos) se congregaron en Asís, episodio que ha pasado a la historia como el Capítulo de las Esteras ya que muchos de los frailes ahí reunidos tuvieron que dormir en esteras. Una vez concluida la reunión, el provincial de Bolonia, Fray Graziano lo envió a una pequeña ermita en las montañas del pueblo de Montepaolo para que sirviera como sacerdote. Durante este período comienza su carrera como predicador viajando por todo el norte de Italia y el sur de Francia contra las herejías. Su primer campo de acción apostólica fue la Romaña donde le tocó enfrentarse al catarismo. Antonio enfermó de hidropesía y, en 1231, fue de retiro al bosque Camposampiero con otros dos frailes para darse un respiro y tomar nuevos aires. Allá Antonio vivió en una celda construida por él mismo bajo la ramas de un nogal. Murió el 13 de junio de 1231 en el convento de las Clarisas Pobres en Arcella en el camino de regreso a Padua a la edad de 36 años.

Desde la Plazuela queremos felicitar a nuestro señor Censor, don José ANTONIO Delgado Oviedo. Un abrazo.


Y como no, a nuestro querido Consiliario, don Antonio Ruiz Pozo y nuestro Obispo don Antonio Algora, les felicitamos en su honomástica de corazón y les deseamos que pasen un buen día.



2 comentarios:

Jose Antonio Delgado y Oviedo dijo...

Muchas gracias Paco, por haberte acordado de mi persona en el día de mí santo, te devuelvo un gran abrazo.

Jose Antonio Delgado y Oviedo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.