lunes, 22 de marzo de 2010

En el día de nuestra Función Solemne

Como Fiscal de nuestra amadísima Cofradía de Las Penas quiero dar las gracias desde aquí a todos los hermanos que en el día de ayer nos hicieron disfrutar y emocionarnos a esta Junta de Gobierno con la que fue posiblemente la mejor Función Solemne de la Hermandad en cuánto al número de hermanos que juraron su fidelidad a los Estatutos de Las Penas.

Pronto vimos como en la Eucaristía la que es nuestra casa, Santo Tomás de Villanueva, se iba llenando no solo con los fieles que acuden habitualmente a la misa del domingo, sino de los cofrades que quisieron acompañar a nuestro Titular, el Señor de Las Penas en su día grande previo al Martes Santo.

Como no, destacar la labor realizada por el sacerdote que ayer aceptó amablemente presidir la Función, Don Pablo, de la parroquia de San Pedro, quién acompañado inestimablemente por nuestro Consiliario Don Antonio, supo tocarnos la fibra sensible con un sermón de los que yo llamo de corazón, abierto y sincero, agradecido en el verbo y ardientemente animador de los cofrades que esta Hermandad se honra en contar en sus archivos. Gracias por venir a nuestra casa (con permiso del Consiliario) y por traernos con el recuerdo a las Madres Carmelitas, que también estuvieron presentes, si no físicamente, si de corazón y en espíritu. Gracias de nuevo a ambos ministros de Nuestro Señor que siguen sabiendo como acercarse a los cofrades con sensibilidad, comprendiendo y aguantando las molestias que en ocasiones causamos con las preparaciones de triduos, funciones y otros menesteres propios de la Cuaresma. Me siento orgulloso y agradecido al tiempo por contar con su incondicional apoyo a esta Junta de Gobierno y a la Cofradía de Las Penas.

A todos los que ayer jurasteis nuestro Estatuto, muchas gracias por elegir pertenecer a esta gran familia de Las Penas.

La próxima fecha, el sábado que viene, 27, después de la misa de 19:00 horas para trasladar al Señor al Convento del Carmen. La siguiente, el culmen de toda Cofradía, la Estación de Penitencia.

Queridos hermanos, que el Señor de Las Penas guíe vuestros pasos... alumbremos nosotros los suyos el Martes Santo.

(Imágen de Juan Carlos Vela Cabezas: gracias Juan Carlos)


No hay comentarios: