viernes, 19 de febrero de 2010

SEGUNDA PALABRA



SEGUNDA PALABRA

Hoy estarás conmigo en el paraíso

Del evangelio de Lucas:



Encima de él, había un letrero que decía: “Este es el rey de los judíos”, uno de los criminales, le insultaba diciendo: ¿no eres tú el Mesías? . Sálvate a ti mismo y a nosotros”.Pero el otro le reprendió diciendo: ¿ni si quiera temes a Dios tú que estás en el mismo suplicio?. Nosotros estamos aquí en justicia, porque recibimos lo que merecen nuestras fechorías; pero este no ha hecho nada malo. Y decía: “Jesús, acuérdate de mí cuando vengas como rey”. Y le contestó: “Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso”.

En lo alto del monte calvario como árboles mudos contra el cielo primaveral, destacan tres cruces. La tradición artística con justa intuición, ha querido siempre que la del centro sea la más alta; en ella llama la atención un letrero: “Este es el rey de los judios”.
Jesús está allí, clavado en la cruz entre dos malhechores, abandonado por los discipulos, contemplado desde lejos por la multitud que le había seguido antes, estamos ante el más inconcebible escándalo de la impotencia. un rey de burla que no se defiende ni es defendido por nadie, es una condición humillante, pero es el camino real que elige Cristo para sí y que propone a sus discípulos: “El que quiera ponerse a mi servicio, que me siga”,”aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”.


Solo la fe nos hace intuir que en tal estado de pobreza y de humillación se esconde un gran misterio de gracia, esta fue la fe del buen ladrón, el único que reconoció en Jesús a un verdadero rey, un rey paciente que sufría ingratitud por parte de aquellos a quienes llamaba “hermanos” y por su fe, el buen ladrón tuvo el valor de llamarlo por su nombre, de reconocerlo salvador y de dirigirle una humilde plegaria “acuérdate de mí, cuando estés en el paraíso”.

Señor Jesús de las penas
Somos pobres en la fe
Y solo nos acordamos de ti
en los momentos de debilidad,
haz que nos reconozcamos hijos tuyos
y como al buen ladrón
nos abras las puertas del paraíso

No hay comentarios: