lunes, 1 de febrero de 2010

25 años derrochando Misericordia por Ciudad Real


-->
El pasado sábado tuvo lugar el segundo acto cofrade de esta fría precuaresma. Como dijo el pregonero, don Alejandro Simón, ya le tocaba a la Hermandad de la Virgen de la Misericordia realizar un acto oficial. Y es que fue un acto entrañable en el que se celebró el vigésimo quinto aniversario fundacional de tan entrañable Corporación.
Aquella Cofradía inició su andadura en 1985 cuando un sacerdote de la Parroquia, don Javier Blázquez, junto a un grupo de catequistas, decidieron crearla. El objetivo es que fuera una escuela de cofrades, por eso sólo se podía pertenecer a ella hasta los 21 años. El camino fue muy duro y aunque yo tenía ocho años recuerdo las primeras Juntas Generales que informaban de que n había dinero y de que solo había deudas. Recuerdo también que en aquellas reuniones en los antiguos salones parroquiales de San Pedro se nos pidió que votáramos si la Virgen debía salir a ruedas o con portadores. Yo voté, aun me acuerdo, que voté por las ruedas y mi madre, que estaba a mi lado me inquirió duramente y me dijo: "niño, cambia el voto y dí que lo saquen costaleros"... y así cambié mi voto. Recuerdo también otra Junta General donde se aprobó, creo, ponerle palio a la Virgen. Un palio algo extraño con varales de madera rematados con pita como el cayado que se porta en la procesión. Pero como no había más que deudas la Junta no
-->se enfrascó en el proyecto.
Recuerdo que en 1988 se nos reunió otra vez porque la dueña de la Imagen de la Virgen se negó a cederla para la exposición de Semana Santa que se hacía en el Ayuntamiento. Parece ser que aquella señor empezó a tener problemas con la Junta y se negaba a ceder la Imagen salvo para la procesión y nunca pensó en donarla. Incluso la Virgen todo el año estaba en el domicilio de ésta. Ante la citada situación la Junta General decidió sustituir la Imagen por otra similar del mismo escultor, don Juan Ventura. Esta situación similar la vivimos nosotros el año pasado, pero hace veinte años no estaba la cosa como ahora.

-->
Recuerdo con especial cariño la primera vez que me vestí de penitente en la Semana Santa de mi ciudad. Fue un 28 de marzo de 1986 cuando la Virgen de la Misericordia procesionó por vez primera en un Paso de color verde prestado de la Parroquia de San Pedro. Fue la Santísima Virgen portada por la primera cuadrilla de portadores mixta de España. Y aquella primera salida resultó una guasa para muchos de nosotros que éramos novatos en estas lides. Se hicieron muchas túnicas, pero con la premura de tiempo, los agujeros del capillo no nos sentaban en los ojos, así que los capirotes los llevábamos hacia atrás, el capillo iba bailando sobre el cartón... y para más INRI nos dieron unos cayados de dos metros, imposibles de llevar para chavales entre 7 y 10 años, pues aparte del peso, su altura triplicaba la altura de muchos niños.

-->
Estas circunstancias tan bonitas que ahora recordamos nos las mostró nítidamente Alejandro en su pregón y muchos de nosotros nos sentimos plenamente identificados con lo allí expuesto. Un pregón sencillo, íntimo, evocador y muy bien escrito. Y es que creo que es mucho más difícil exaltar a tu propia Cofradía que hablar de vivencias o de otras Hermandades pues los recuerdos son mayores y hay que saberlos canalizarlos. Me encantó el hilo conductor del pregón. Cómo, a través de dos niñas pequeñas que no pueden hacer la Estación de Penitencia de 2009 por la lluvia, son consoladas por el pregonero contándoles la historia de la Hermandad.
Lo demás, medalla de la Ciudad, cartel del XXV Aniversario, concierto pasan desapercibidos, todo es accesorio, aun siendo necesario. Para mí lo importante fue la exaltación de la Virgen Niña de San Pedro. Desde aquí, desde el altozano de la Plazuela quiero felicitar a mis hermanos y amigos de la Misericordia por el acto tan entrañable y por tener a la Madre de Dios más Niña y guapa de Ciudad Real.
Que la Virgen de la Misericordia nos ampare y nos guié hasta su L Aniversario.



No hay comentarios: