viernes, 30 de octubre de 2009

Hasta los huevos de Haloguin



 El año pasado ya escribía sobre este tema y no puedo pasar la ocasión de volver a escribir. Paseando ayer cn mi esposa e hija vimos como mucos niños salían de las escuelas vestidos con harapos oscuros, caras pintadas a lo gore, al estilo de las hijas de ZP (que esto es lo que quiere la izquierda sectaria que nos gobierna). De este modo, disfrazando desde niño a nuestras jóvenes generaciones se les inculca hábitos y costumbres ajenos a nuestra cultura hispánica y católica. ¿Por qué el viernes de Dolores no vestimos a esos niños de nazarenitos para inculcarles el amor a la Semana Santa?... Claro, esto no interesa porque es una fiesta religiosa. Incluso la horda marxista que nos inunda quiere prohibir los Belenes.


La fiesta de Halloween no es tan inocente como disfrazarse de bruja y llevar calabazas iluminadas con inquietantes formas de caras. La costumbre, importada de Estados Unidos vía Hollywood con películas que cosecharon un gran éxito en los años 80 como «La noche de Halloween, de John Carpenter, entró con fuerza en España hace varios años y se celebra en la noche del próximo sábado. Las tiendas de disfraces y de «todo a 100» están haciendo su agosto desde hace varios días, con las estanterías de sus establecimientos repletas de trajes de zombies, vampiros, fantasmas, druidas, esqueletos, diablos y hasta seres extraterrestres.


Esta fiesta significa «Al hallow´s eve», es decir; «víspera de todos los santos», ya que se refiere a la noche del 31 de octubre. Sin embargo, ha robado su sentido religioso para celebrar la noche del terror y de las brujas. La celebración de Halloween se inició con los celtas. Entre ellos habitaban los druidas, sacerdotes paganos adoradores de los árboles, especialmente del roble. Una antigua leyenda irlandesa narra que la calabaza iluminada sería la cara de un tal Jack O´ Lantern que, en la noche de Todos los Santos, invitó al diablo a beber en su casa, fingiéndose un buen cristiano.


En España es una noche de retiro y reflexión. Una noche de recuerdo a nuestros difuntos. Halloween...manda huevos. ¿Dónde han quedado nuestras costumbres? En España la costumbre está en ir al cementerio a visitar a nuestros difuntos, ir a escuchar Misa por ellos. También se comen frutos secos: castañas asadas, nueces, almendras, avellanas, revueltos con coquitos y anacardos (a mi cuñado Luisma le apasiona estos frutos a los que les llama cacahuetes chepaos).... en fin. También hay bebidas y dulces típicos de la época: pacharán, anís, mistela, huesos de Santo, buñuelos. Cuando llegan estas fiestas somos conscientes del inicio del invierno. Es fabuloso quedarse en casa esas tardes cortas de domingo al calor del brasero (si hay chimenea mejor que mejor) y tomar una tazita de café o chocolate con sus buñuelos y contar historias de aparecidos y fantasmas. Os recomiendo las leyendas de Bécquer leídas a la luz de unas velas. Así es como celebramos en España la Fiesta de Todos los Santos y Fieles Difuntos. Lo demás es pura falacia yanqui que nada tiene que ver con nuestra manera de ver la vida.
Pero no solo en Espala estamos hartos de esta estupidez para memos. En Francia nació la iniciativa de «Holywins», que juega con las palabras «holy» («santo») y «wins» («ganar»). Algo así como «lo santo gana». La propia archidiócesis organiza desde hace varios años la campaña, a la que acuden miles de niños y jóvenes todos los 31 de octubre. «En una sociedad que elude la cuestión de la muerte, la fiesta de Haloween tiene el “mérito” de que nos interroguemos sobre este tema, pero sólo hace referencia a los rituales morbosos y macabros», afirman sus organizadores. Por eso, «los jóvenes de París quieren aprovechar la ocasión de la fiesta de Halloween para testimoniar su fe y su esperanza cristiana ante la muerte en la vigilia de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos». Eso sí, sin cuernos ni tridentes ni kilos de siniestro maquillaje...


4 comentarios:

Don Felix dijo...

Me uno a este comentario, a ver si de una vez por todas acabamos con esta corriente satánica de fantasmillas, brujas y gilipolleces de jalogüin, chorradas yanquis que nosotros, como buenos anormales sumisos de lo sque diga zapatitos, le inculcamos con vehemencia y pasión a nuestrsos hijos en lugar de enseñarles que lo que los muertos, NUESTROS MUERTOS NECESITAN es que recemos por sus almas inmortales esta noche tan importante del año.
Basta de patochadas: los malos espíritus se mantienen a raya rezándole a Jesucristo Salvador, a Nuestra Madre, en cuya advocación del Carmen hace especial hincapié en las ánimas del purgatorio... son ellas las que necesitan ayuda, y no los yanquis ni los comerciantes que nos vendes caretas de vicepresident... de bruja.
Señores seriedad, que somos católicos (más que le pese a esta panda de artistillas de puño en alto ávidos de condena que se inventan la realidad).
VIVA CRISTO REY!, VIVA EL DÍA DE TODOS LOS SANTOS Y VIVA LA ESPAÑA CATÓLICA.

"Perchelero" dijo...

No solamente se limitan a esto, si no que esto acabara por quitar las patronas de los ejercitos, la navidad sera la fiesta del invierno etc...etc..sabias palabras las tuyas y de nuevo enhorabuena por que por lo menos en lo que a ti respecta tu hija vivira nuestras tradiciones las que han hecho de gente como tu personas serias, rectas y con las ideas muy claras...
Un saludo carmelitano

er_pastora25 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose Antonio Delgado y Oviedo dijo...

A mi lo que diga y haga zapatitos me la trae al fresco, yo si que celebro halloween y me lo paso de fábula con mis amigos.No digamos jilipolleces de que es una fiesta donde desaparece gente y que se celebran misas satanicas y cosas asi, eso es para confundir a los más incultos. Da la casualidad que todas las fiestas que tenemos en españa son importadas de un sitio o de otro. El Belen y los Reyes de Italia concretamente de Asis, ya que lo inico San Francisco, el arbol procede de alemania y como eso muchas cosas, como muchas palabras que hemos ido metiendo en nuestro vocabulario que proceden de fuera. Yo soy Cristiano y no le doy a esto mas importancia que es una fiesta que me gusta celebrar para juentarme con mis amigos, lo demás son tonterias de meapilas y beatos que va a darse golpe de pecho a las iglesias y luego son falsos e hipocritas porque vuelven a pecar una u otra vez y pecan mas que los que van a misa menos.
He dicho, Viva España y vivan las fiestas que es lo que nos vamos a llevar.