viernes, 22 de mayo de 2009

A los legionarios de la Soledad



Hay un grupo de costaleros que siempre se ha caracterizado por el arrojo y la valentía. Esa cuadrilla era la de la Soledad de San Pedro. Fue el primer Paso a costal y cuando se le puso el palio tuvieron que aprender a salir de rodillas. Aquello incitaba el ánimo a los que contemplaban, por aquellos años 80, la salida más difícil de la Semana Santa de Ciudad Real.

Los últimos años ha tenido este Paso demasiado cambios de capataces y efectivamente eso se nota. Este año tomó las riendas un maestro del oficio, don Marcelino Abenza. Pocos quedaron de aquellos "valientes" que sacaban a su Virgen, entre otras cosas porque el capataz que nos han puesto es un tal y un cual. Muchos se frotaban las manos diciendo que este año al final tendrá que salir la Soledad a ruedas. Pues no, miren ustedes, no paso eso. Y además anduvo la Reina de San Pedro mejor, con diferencia, mejor que otros años. Anduvo con arte y categoría, siempre de frente y sin tonterías, que para eso es el luto del Sábado de Gloria. NO recuerdo en mis treinta y un años de vida ver a la Soledad andar como esta Semana Santa. ¡Grande!. Ese saber estar lo han aportado los Abenza, padre e hijo. Y no hay más verdad que ésta. Y al que no le guste lo que digo, puerta y mondeño, pero es así. Sino mirad a la Soledad venir por el Pasaje de la Merced a los sones de La Madrugá. ¿Quiénes sino elegirían Lloran los clarines para el saludo a la Hermandad de la Virgen de las Angustias? Pues los Abenza y eso es, señores, SABIDURÍA.



No solo quiero felicitar a los capataces. También quiero hacerlo extensible a los valientes de verdad, a los que no les ha importado el capataz, a los que "porque Marcelino saca a la Soledad, ahí voy yo", a los costaleros de las Penas, a la gente buena de Aldea, a la gente cofrade, devota y de afición. A todos vosotros enhorabuena y por favor, seguid así que podamos disfrutar de un Palio serio en Ciudad Real, de un Palio con regusto añejo, con arte y categoría. Para los que nos gusta lo fino y elegante.


No hay comentarios: