martes, 7 de abril de 2009

Hoy es Martes Santo

Pues sí, hoy es el gran día para el que os escribe. Hoy saldrá a la calle nuestra Cofradía de las Penas. Pero no será un año alegre, no estamos deseando que llegue la Semana Santa y el Martes Santo como otros años. Este año han herido a esta Hermandad, la han bombardeado en la línea de flotación. Pero ahí estamos, todos juntos para volver a tener en la calle otra catequesis más, otro momento inolvidable para los que contemplen el transitar del Señor de las Penas por Ciudad Real.

Hoy es el día grande de la Plazuela del Carmen. Hoy se respirará aromas de incienso y romero. Esta noche se abrirán las puertas del Cielo carmelita y entre nubes de incienso saldrá la Cofradía de las Penas, otro año más.
Permitidme que agradezca a mi Junta de Gobierno el trabajo realizado este último año con mudanza de casa hermandad incluída. A Juan Carlos por su apoyo y ánimo, siempre tan resolutivo, a Félix y David por estar siempre en la brecha, a Carmelo y Nazareth por continuar junto a su Hermano Mayor y sus monjas del Carmen, por su tesón y ganas de superarse, a José Ángel y Ramón por ser un apoyo incondicional de este Hermano Mayor, a mi amigo Manolo Imbernón por acompañarnos otro Martes Santo más, a José Antonio y familia por ser la alegría de todos los días, a Ignacio por su sentido común, prestancia y continua dedicación. A mi familia, a mi padre por lo mal que lo ha pasado estos dos últimos meses viendo como lo que una Hermandad había decidido no servía para nada, a mi madre por andar detrás de las túnicas y a mi abuela Virginia por rezar tanto y esperar de la providencia divina gracias que los hombres acaban negando.
A Javi  por su inquebrantable esperaza y fe- siempre de frente-, a Marisa por hacernos los capillos y por sus sonrisas cuatroleñas, a Carmelillo por ser un golfo y heredero de estos menesteres cofrades, a mi suegra por sus manos costureras que huelen a canela y clavo. Al padre Juan Alberto Ramírez por sus contínuas palabras de cariño y ánimo, al padre Juan Calvo por escucharnos y entendernos, al sr. Manolo de Salamanca por sus vituallas cofrades que tanta fuerza nos dan, a nuestras hermanas carmelitas por su cariño, apoyo y por ser como son. A mi gente de Valdepeñas, por ser los acólitos más guapos de Ciudad Real. A Lalo por su ayuda, a los Pajarones, a la , a los Abenza (palabras mayores), a Miguel Barba por ser verdad y espíritu cofrade de libertad. A Luis Fernando Ramírez Mata, al maestro manchego...sabes que te has ganado mi amistad y mi admiración por ser el artista que ya eres.
A todos los hermanos de la Cofradía de las Penas que participaréis hoy en la Estación de Penitencia. A todos, a los que saldréis, a los que no y a los que os pondréis la medalla para ver pasar al Señor. A nuestros sacerdotes de Ciudad Real, por permitirnos realizar las manifestaciones callejeras. A los que no queríais cambiar la Imagen del Titular por egos y vanidades...
A los que estáis en el Cielo, preparando los palcos y la gradas, quitando las nubes para que no llueva. Gracias también a vosotros, que nos dejáis salir todos los Martes Santos.
Pero sobre todo a mi mujer, a Mar, que me entiende, me comprende, me quiere y saber estar conmigo todos los días del año. Por ser la madre de mi futuro retoño que llegará a nosotros cuando Santa Teresa empieza a arreglarse sus galas para pasearse por Ciudad Real. Hoy saldrán dos nazarenos más, mi hija y mi sobrino.
A todos, de verdad y de corazón, gracias por ser como sois. Gracias por escribir la historia de esta nuestra Hermandad.
HOY ES MARTES SANTO. Ahí quedó.

1 comentario:

Franito dijo...

Olé! Me has emocionado Paco. Ya sabes dónde estamos y estaremos...