martes, 10 de marzo de 2009

IX Estación: JESÚS CAE POR TERCERA VEZ


Ves como tu amado Hijo cada vez, a cada paso, está más débil. Ves como cae, exhausto, al límite de sus fuerzas físicas. ¡Que doloroso para Él! ¡Que agonía para ti, su madre, verlo sin poder intervenir! ¡Impotente!. Las antiguas leyendas nos cuentas que en ese momento te desmayaste, que sentiste se debilidad y caíste al suelo. Me pregunto si alguien te ayudó tanto como tú querías ayudarle a Él.
¿Cómo continuará esto? Pero sigues creyendo. Hace mucho tiempo ya, escuchaste las palabras:” Por que no hay nada imposible para Dios”.
Jesús se levanta de nuevo, Sabe lo que aún es posible cuando todo nos parece impensable.

Caigo tan a menudo, y todos los días hay tantas cosas a las que me cuesta enfrentarme en mi vida, que imagino con frecuencia que mi cruz es más pesada que la de mi hermano. La cruz de mi debilidad personal me aplasta. Madre, tú pasaste todo esto con tus heridas grabadas en tu corazón. ¡Camina junto a mí!, ayúdame a encontrar fuerzas para levantarme de nuevo y seguirle. Enséñame también a estar cerca de aquellos que han caído junto a mí. Enséñame a comprender que hemos de poner nuestra esperanza y nuestra confianza en aquél que nos abraza con amor compasivo.



No hay comentarios: