martes, 24 de febrero de 2009

V Estación: SIMÓN AYUDA A JESÚS



Simón es obligado a ayudar a tu Hijo a llevar su cruz. Con cuanta alegría habrías ocupado tú, su madre, el lugar de Simón. Un extraño soporta la dura y preciosa carga. No requieren tu ayuda. Pero el amor es ingenioso. Descubres otra manera de ayudar. Desapercibida y en silencio, modelo discreto de tu amor, es tu forma de sufrir.

Madre, enséñame donde puedo ayudar, dónde me necesitan, no siendo insistente o presionado, ni estorbando o haciendo ruido, sino haciéndome entender y siendo compasivo, aunque esto signifique que sólo puedo participar presentando ante Dios las necesidades de los demás en mi oración.
Ayúdame a ser un lugar de bienvenida, de recibimiento, donde los demás puedan dejar con confianza sus problemas y preocupaciones sin que mis propias necesidades se hagan notar,; ayúdame a ser Simón de Cirene , ayúdame a ser un Simón que ayude a los demás a cargar con su cruz, pero con voluntad propia y decisión, para poder decir estoy aquí para hacer tu voluntad.




No hay comentarios: