sábado, 16 de julio de 2016

Una verbena huérfana


Esta noche la verbena del Carmen, la más castiza, la más antigua de Ciudad Real estaba huérfana de alguien. Más que de alguien, de una voz, de un alma, de un espíritu. De una persona que quien sin su entisuasmo, hoy no habría esa procesión del Carmen que tantos elogian. Si hou hay procesión, más o menos digna, es por tí,querido Marcelino. 
Hace nueve años afrontastes el reto e hiciste a tu Cofradía del Señor de las Penas acompañarte en tan complicado embite. Hoy, casi diez años después, seguimos compatiendo tu lucha y tus desvelos con otras caras  y otras actitudes. Pero esta noche tu voz era necesaria. La Plazuela  preguntaba por tí y no te halló, querido Marcelino.


Mañana aquellos locos, que somos muchos, en nuetra intimidad te echaremos mucho de menos. Te seguimos recordando, en especial en estas noches de HERMANDAD.

Y volver a aquellos días....


jueves, 9 de junio de 2016

Los altares del Corpus de Granada

 

El monumento montado por la priostía del Convento de las Carmelitas, primer premio del concurso, con imágenes y pinturas de siglo XVi y XVIII, que nunca habían salido de la clausura

El altar de la Hermandad de la Oración en el Huerto, segundo premio del concurso, reproducía el altar de la iglesia del Convento de las Comendadoras de Santiago, su sede canónica

 Altar de la Asociación de Vecinos Sagrario Centro

 Altar de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén

Altar de la Cofradía del Perpetuo Socorro

 
Altar de la Cofradía de Jesús Nazareno y María Stma. de la Merced

 

 

martes, 7 de junio de 2016

La magnífica procesión del Corpus de Granada

.
Era el Corpus grande que aún nos quedaba por visitar. Y no defraudó. Mantiene ese concepto de procesión cívica y religiosa como Toledo. Personalmente me gustó y es una visita muy recomendabel, siendo otro punto de interés además de los que ya posee la capital nazarí.



 La Tarasca, elemento que se repite en otros Corpus como el de Valencia y Toledo







lunes, 21 de marzo de 2016

Marcelino Abenza, siempre en nuestro recuerdo


Lunes Santo. Dia de retoques. Nos falta él. Nos falta quien daba el útlimo retoque a todo. Hoy te tenemos en el recuerdo. Hoy nos faltas tú, Marce.


sábado, 19 de marzo de 2016

Día del padre sin tí


Porque hoy ya son tres años sin poder felicitarte. Porque mañana será otro Domingo de Ramos y aquel balcón seguirá vacío. Felicidades, otro año más, padre.


jueves, 10 de marzo de 2016

Misa por el alma de Marcelino Abenza en las Carmelitas



Mañana viernes a las 20:00 se realizará una Eucaristía por el eterno descanso del alma de Marcelino Abenza Corral, quien fuera capataz del Señor de las Penas, de la Virgen del Carmen y Santa Teresa, en el Monasterio de Carmelitas Descalzas de Ciudad Real.


miércoles, 9 de marzo de 2016

Cuando un amigo se va...


Así reza la sevillana universalmente conocida por todos. Y es que Marcelino Abenza, para quien esto escribe, era más que un amigo. Fue un maestro en esto de la Semana Santa, asesor, consejero y cómo no: un amigo, que esto último, sin duda es lo que más valoro y guardo con cariño. Dos meses hace que nos dejó camino de la Casa del Padre y no he tenido la suficiente fuerza ni inspiración para enlazar dos o tres líneas que intenten expresar cuánto lo añoramos. Pero hoy, a unas horas de presentar su libro homenaje a su labor cofrade, no puedo dejar pasar la ocasión de escribir sobre él y de lo que lo echamos de menos.
Conocí a Marcelino y Carmen, su inseparabe esposa, en la Casa Hermandad de las Penas, allá por el año 2001. Nos unió una relación de amistad alejada, sorprendentemente, del mundo del costal, pues yo nunca fui costalero, pero sí estábamos cercanos en lo cofrade y en cómo se debía entender globalmente una Cofradía de Semana Santa. Recuerdo las tertulias oficiales que organizaba en dicha sede y las tertulias más personales donde se mezclaba, no solo lo cofrade, sino muchos más temas.
Siempre afable conmigo. Cualquier cosa que necesitaba, ahí estaba su consejo. Al igual que yo, y en eso nos pareciamos, vehemente y directo, sin cortapisas. Siempre de frente, de ahí que muchas veces se malinterpretara por algunos, sus palabras y actitudes.
Y así han ido pasando los años. Desde lo cofrade, un diez. Desde lo personal, ad infinitum. Marcelino Abenza más que mi capataz, era mi amigo. No puedo olvidar su labor como capataz en mi Cofradía de las Penas, lógicamente, ni su ilusión por poner más pasos a costal, lo que significaba la implicación total en tal o cual Hermandad. Quiero acordarme de la persona, de su personalidad arrolladora que no dejaba a nadie indiferente, a ese niño de la mirada ilusionada cuando escuchaba un tambor o un golpe de llamador.
Marcelino nos ha dejado huella. Verbigracia: a los dos meses de su falleciemiento se han multiplicado reconocimientos, homenajes y un libro de todo lo legado a nuestra Semana Santa, ¿quién en los últimos años ha tenido tales honores en una ciudad y una Semana Santa que es capaz de devorar a sus hijos por una miseria? Pues él, Marcelino Abenza. Por algo decía el Señor, "por sus obras los conoceréis"

¡Ahí quedó!